El método


 
Aprender con el método periodístico
 
 
¿Es el proceso periodístico una buena metodología para la educación? Preguntarse los cómos y los porqués de un hecho, analizarlos, documentarse, investigar, conocer las distintas versiones y estructurar una narración sencilla, inteligible y atractiva es no sólo un buen ejercicio informativo sino también epistemológico. Por ello, la creación de periódicos es desde hace mucho tiempo una actividad practicada en muchas escuelas que con Internet no ha hecho más que aumentar.

La cualidad, absolutamente necesaria aunque no suficiente, que ha de tener un periodista para hacer bien su trabajo es la curiosidad, una semilla que los profesores se esfuerzan en cultivar en sus alumnos. Porque sin curiosidad no hay aprendizaje. El periodismo es un método para tratar de entender la realidad más inmediata y urgente. Un oficio para curiosos. Poner a los estudiantes en el rol de periodistas los estimula a hacerse preguntas, a analizar, a ser críticos y mejorar sus dotes comunicativas para saber divulgar los resultados.

Una práctica de larga tradición
La elaboración de un diario se ha practicado con más o menos medios en los centros escolares desde hace décadas. Célestin Freinet, pedagogo francés, introduce a mediados del siglo pasado la confección de un diario en sus clases, como un sistema para aplicar su filosofía del aprendizaje, basada en el trabajo en colaboración, en el ensayo-error y en el interés natural de los alumnos.

A la iniciativa del profesorado se ha sumado desde hace unos años la de algunas empresas periodísticas que a través de talleres o concursos (como el El País de los Estudiantes) ponen a disposición de los centros escolares las herramientas editoriales para la confección de un diario.

Pese a la gran cantidad de publicaciones impresas escolares que hay en todo el mundo, el número es reducido comparado con el de proyectos similares exclusivamente online que han aparecido en un tiempo relativamente corto. La sencillez de los blogs como formato de publicación está imponiéndose ante la creación de una publicación impresa, algo más complejo que abrir un blog. Se requiere un programa que permita compaginar una publicación y, si no se tiene, hay que dedicar mucho tiempo para hacer lo mismo con los programas de tratamiento de imágenes y procesadores de textos.

El ‘boom’ de los blogs
Un paseo por alguna de las muchas webs sobre blogs y educación, como el agregador Planeta educativo o los premios Espiral, dan idea de la intensa actividad escolar que tiene lugar en Internet. Hay de todo tipo y condición. Muchos son de profesores, a título individual o grupal, otros representan al centro, otros funcionan como herramienta para el aula y también como práctica del alumno. La facilidad de publicación de los blogs está teniendo un gran impacto en la docencia.

Hay profesores que han incorporado los blogs en sus asignaturas, y muchos alumnos se enfrentan a la tarea de publicar con regularidad en ellos. La publicación en Internet hace visible el trabajo de unos y otros para todo el mundo, con la responsabilidad que conlleva. Como ejemplo, en el instituto público Torre del Palau de Terrassa cuentan con unos 400 blogs de estudiantes. Se crean para la asignatura Medios de Comunicación Digitales, por la que cada curso pasan unos 50 alumnos, en su mayoría de segundo de ESO. Algunos los olvidan tras acabar los créditos, pero otros los siguen manteniendo con aportaciones más personales.

El periodismo digital como asignatura
En Torre del Palau llevan unos cursos ofreciendo esta materia optativa, que convierten a los estudiantes en periodistas digitales. Analizan las noticias que publican los medios de comunicación, reflexionan, se documentan, sintetizan ideas y después redactan y componen sus propias piezas periodísticas. Evaristo González, profesor de Lengua Castellana y licenciado en Ciencias de la Información, fue el impulsor de la idea, convencido de que "educar y comunicar son dos aspectos muy afines".

El centro ha creado herramientas de edición online propias para gestionar sus recursos web, su intranet y la revista Què Passa!, publicación sobre toda la actividad relacionada con el centro. En ella también aparecen los trabajos de los alumnos supervisados por el profesorado. La publicación y creación de contenidos en Internet se puede integrar en todas las asignaturas. No obstante, es en Medios de Comunicación Digitales donde los estudiantes trabajan de cerca con la actualidad y el tratamiento informativo de los distintos medios.

Llevar la actualidad al aula
Conocer y practicar el proceso periodístico es muy útil desde el punto de vista educativo, según González. "El alumnado se ha de enfrentar cada día con la sorpresa de la actualidad, con una asignatura que cambia muchos de sus contenidos de manera continuada", lo que les "provoca inquietudes, apertura a las nuevas ideas, ganas de entender la realidad y apreciar más la heterogeneidad de la población mundial".

Al aplicar los métodos de los profesionales de la información, los estudiantes "se familiarizan con las rutinas periodísticas y con el trasfondo de la producción de noticias, con el fin de desmitificar los medios pero también de apreciarlos por su papel en la sociedad". Para González, la asignatura es una herramienta para mejorar su lenguaje y capacidad de expresión, "con conceptos de claridad, rapidez y precisión", puesto que "el periodismo obliga a saber expresarse mejor para que los demás entiendan sus mensajes".

Más críticos y más responsables
Los estudiantes también desarrollan su capacidad de lectura, de selección de la información, de identificación de enfoques y puntos de vista, de búsqueda de fuentes acreditadas y de estructuración del discurso, entre otras. Todo ello prepara a los alumnos para valorar y tener una visión crítica de la comunicación en un momento de sobreabundancia de mensajes.

"El análisis del tratamiento de la actualidad de los medios sirve para plantearle al alumnado conceptos como la objetividad y la subjetividad, la creación de la opinión pública, la responsabilidad de cada uno en Internet y la importancia de la brecha digital desde el punto de vista comunicativo", asegura González.

Ahora que cualquier ciudadano puede publicar en Internet, parece más importante que nunca educar sobre la responsabilidad que ello conlleva: "La libertad para publicar ha de implicar responsabilidad propia del autor, el respeto a la intimidad de las personas y a los derechos humanos en general, y esto a veces no se da en los medios en general y en los digitales en particular", añade el profesor.

La experiencia acumulada por Evaristo González apunta a que el proceso periodístico es una interesante metodología para la educación, especialmente si tenemos en cuenta que la comunicación digital es cada vez más omnipresente en todos los ámbitos. Saber cómo se construyen los mensajes, cómo se visten de imparciales contenidos que no lo son, dónde están los límites a la libertad de expresión y cómo respetarlos parece más necesario que nunca en una sociedad ebria de información, no sólo para los adultos del futuro sino para los del presente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s