Fotochopeando que es gerundio


“El Photoshop”

nos cambió la vida

 clavadores_48988.jpg

*Sobre “Photoshop nos arruinó la vida”

Quiero dejar claro, que considero imperdible este blog para cualquier diletante observador del trayecto sin regreso que es la vida, aunque me alinéo junto a lo irreal y lo fotochopesco, siempre que sea de forma sincera coherente y creíble.

 

Por ejemplo Photoshop sirve para optimizar en pocos minutos, cualquier fotografía digital como las que tomamos en vacaciones con una miserable 5.0, dejándolas como si fueran una foto de estudio. Recuerdas esos supercontrastes de sombras y claros, que aparecen en las tomas de playa, pues el programa  los nivela, sacando detalles de donde creíamos que no había más que negro o blanco.

Esos ojos rojos o esos detalles borrosos, esos colores mortecinos, ese brillo en ojos que ni se aprecian. En fin nada irreal, al contrario acentúa la realidad que se mantiene agazapada.

Soy un anciano al que no le vendría nada mal un retoque formal de carnes y utilizo ese fantástico software desde los 80, cuando se aplicaba sólo en los Macintosh como el FX de 80 Mhz. (Entonces los PC eran estaban muy lejos de las maravillas de Appel.) y puedo asegurar con conocimiento de causa que sin Photoshop el mundo no sería lo mismo. Para bien y para mal, esas costras soriásicas, esas pantorrillas con piel de naranja, esos glúteos estriados y todos los detallitos que habitualmente rodean nuestra miserable vida real, considero que no son de vivencia obligatoria. La mayor parte de seres humanos, hombres y mujeres si pudiéramos elegir entre un histórico secreter Luís XVI, de madera noble pero destartalado, viejo, roto, casi sin cajones y con solo tres patas, frente a un sobrio y moderno mueble de diseño racional construido en simple madera de pino con todos sus elementos en su lugar, creo que en la mayor parte de ocasiones no contemplaría dudas.  Salvo algún coleccionista, algún otro pudiente al que le sobran los muebles y el espacio preferiría el desvencijado secreter. A casi nadie le cabe en su casa un trasto aunque este sea noble e histórico. A penas disponemos de espacio para lo suegros cuando nos visitan.

Bueno algo similar debe suceder con los senos redondos y turgentes, las nalgas irreales que apuntan hacía arriba las bellas caras con grandes ojos y piel uniforme, limpia y sin arrugas de más, definitivamente son una maravilla más con las que nos podemos rodear en la vida, aunque no resulten reales son beneficiosas para nuestros sentidos.

Photoshop es como esos enjuagues bucales, o esos profundos y caros perfumes, o como esos desodorantes radicales o como esas corbatas, etc… ninguno de sus efectos y funciones contribuyen a un mundo real  pero francamente nos salvan, y desde luego hacen mucho más habitable el metro, el bus, las largas jornadas de trabajo, el ascensor. En esos momentos que grato es tener cerca un agradable aroma o unas suaves curvas bajo un sueter de angora o en el caso de las señoras un turgente y aromático ayudante. En fin Photoshop es a la ficción como el Phitic a la realidad.

Francamente para cuatro días que vivimos  me quedo con Photoshop y Phitic y les dejo los culos caídos, las tetas fláccidas y mis adiposidades.

 

 

Salvador. elcorreodiario.spaces.live.com

Te recomiendo que visites el blog de donde partió el comentario

http://revistapeinate.wordpress.com

El Photoshop nos arruinó la vida

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s