Trata de Trata de AMOR AMOR AMOR…


 

Cita

Trata de AMOR AMOR AMOR…

 

ARTICULO RELATIVO AL AMOR APARECIDO EN REVISTA YA EL 20 DE MAYO, 2007

 

Humberto Maturana,

doctor en biología

y Premio Nacional

de Ciencias: 

"Las personas

distorsionamos

el concepto

del amor" 

   

Desde el Instituto Matríztico, organización que dirige junto a la orientadora familiar Ximena Dávila, el más reconocido de los científicos nacionales ha encontrado un nuevo foco de investigación: la "biología del amor". Plantea que los seres humanos sobrevivimos gracias a la cooperación mutua, y advierte que el desamor está siendo la gran fuente de dolores físicos y espirituales de las personas.

  

Una casona amplia e iluminada, con varios salones de madera que invitan a conversaciones largas y distendidas, es por estos días el principal refugio del científico nacional Humberto Maturana. En ella, desde hace ocho años viene gestando y desarrollando lo que él mismo llama su "laboratorio humano". Es el Instituto Matríztico, un lugar donde no hay cabida para ranas, salamandras ni experimentos en torno a la visión de los seres vivos, que fundaron las bases de su mundialmente conocida "biología del conocimiento". Hoy, el doctor Maturana está abocado a compartir con personas y organizaciones sus descubrimientos acerca de la "biología del amor", en que, según su perspectiva, los seres humanos sobrevivimos gracias a la cooperación mutua. "Me encontré con el amor y el amar desde la biología, estudiando el lenguaje, el origen del hombre y su historia evolutiva. Y me di cuenta de que ella no está basada en la sobrevivencia de los más fuertes, sino en la cooperación entre unos y otros para sobrevivir, en el comportamiento amoroso de las personas", explica el biólogo, quien no está solo en este trabajo. Como co–fundadora y co–directora del Instituto Matríztico ejerce la orientadora familiar Ximena Dávila, quien en 1999 se acercó a Maturana a conversar sobre la biología del amor, y cómo el dolor que sentían los seres humanos tenía siempre un origen cultural: el desamor. "Yo la escuché y pensé que lo que decía no era banal. Ése fue el hito que marcó nuestro trabajo en conjunto", recuerda el biólogo. "Y todo lo que hemos desarrollado hasta ahora ha sido en conjunto; ella me traspasó su interés por lo social, por las familias y las empresas, y yo mi mirada desde la biología".

 

Actualmente, la dupla Maturana–Dávila realiza cursos y charlas, tanto en el Instituto Matríztico como en empresas, acerca de cómo el amar –y el desamor– afectan el desarrollo de todas las organizaciones. Y, como tal, también responden juntos todas las preguntas acerca de su trabajo. Complementándose, a veces; recreando una escena o un diálogo, en otras.

 

"La gran pregunta que queremos responder es: ¿cómo es que los seres humanos tenemos dolor, si hay tantos avances, si estamos bien con nuestra familia y con nuestros hijos? Y la respuesta está en la cultura de dominación en que vivimos: queremos tener el control del otro porque hay desconfianza, porque aun cuando venimos a este mundo en la confianza de que seremos amados, pronto comenzamos a sentirnos traicionados. En el colegio, cuando nos encasillan; en el trabajo, cuando nos sobreexigen para ser buenos profesionales", expone Ximena, desde su visión más social.

 

Desde la biología del amor, Humberto Maturana complementa esta visión: "El amar es un fenómeno biológico, no una declaración romántica, ni filosófica, ni una sugerencia religiosa. Si usted mira en su vida cotidiana, verá que los animales son amorosos porque están ahí cuando uno llega, porque parecen disfrutar de nuestra compañía sin exigencias. Eso es el fenómeno biológico del amar. Mire también a una abejita alimentando a una larva; la trata con delicadeza, movida por una conducta amorosa. Lo mismo debería pasar en los seres humanos: el amar debería ser una conducta básica, pero las personas hemos distorsionado el concepto del amor. Nos hemos salido del espacio amoroso, nos hemos llenado de teorías que lo justifican todo, sin reflexionar en los hechos. Nos hemos enajenado en teorías que justifican cualquier cosa: el hambre, la guerra".

 

"No existen recetas"

 

Todas las personas, afirman, desean ser escuchadas. Quieren tener presencia; saber que, si les pasa algo, pueden contar con el otro, y que éste sea capaz de percibir la dificultad. "Pero partiendo por las personas, y luego las organizaciones, no son así", asegura Ximena Dávila. El resultado de eso es el dolor. "Si uno se pregunta ¿dónde le duele la vida?, se va a dar cuenta de que tiene que ver con espacios de exigencias, de desamar, de no tener presencia, de no ser vista, de no ser escuchada, de ser testigo de promesas nunca cumplidas".

 

Ambos proponen un ejercicio fundamental para superar este dolor: reflotar la capacidad de cada ser humano para escuchar, y también para amar. "No es un amar de bondad", aclara Maturana, "sino de que el otro tenga presencia, sin querer cambiarlo, y una vez que lo conozca poder decir si me gusta o no el mundo que trae a la mano. Lo importante es hacer que las personas se sientan legítimas".

 

Como vivimos en una cultura negadora, según el científico, es difícil que las personas refloten con facilidad su capacidad de escuchar. "No existen recetas del tipo: yo hice esto y salí, porque no las hay. Esa capacidad puede desarrollarse aprendiendo a acoger en silencio, conversando, amando, y logrando ver la multidimensionalidad del otro. Quiero proponerle un ejemplo sobre la capacidad de escuchar. Imagínese un niño jugando, que se cae y corre donde la mamá, llorando. ¿Qué dolores tiene? El de la rodilla raspada, por cierto, y un poco de vergüenza porque se cayó. Hay más de una dimensión del dolor. Entonces viene la mamá y le dice: qué bueno que no te raspaste la otra rodilla, mientras le hace cariño y se va con él. ¿A qué dolor atendió la mamá? A todos, no necesitó enumerarlos, pero su conducta acogedora los atendió a todos".

 

Otra arista que tiene que ver con el dolor es el manejo de las emociones. El doctor Maturana defiende con certeza la idea de que las enfermedades humanas tienen que ver con el desamar y la negación de las emociones, y que las personas, al tener la capacidad de manejarlas, propician también un cambio en su fisiología, y como consecuencia, la salud: "Aquí soy enfático: no la mayoría, sino todas las enfermedades y las situaciones que provocan rupturas en el fluir y en el bienestar, tienen que ver con el desamar. Es un hecho que tiene una base biológica: no es lo que dice la física cuántica, ni la tradición hindú, sino por el hecho de ser seres vivos y humanos. La negación del amor y de la emoción afectan nuestra naturaleza del vivir", explica.

 

Todo lo que pasa en nuestro cuerpo, agrega, depende de nuestro ámbito relacional, y eso tiene consecuencias fisiológicas. No es al revés. "Las emociones son más que polipéptidos y adrenalina. Es como los automóviles: no son automóviles sino en cuanto una persona los hace moverse. El acelerador no es acelerador y el freno no es freno sino en cuanto las circunstancias que se usan. Si vives en una familia donde todo el día te dicen "niña tonta", se desencadenarán en ti reacciones fisiológicas que te afectarán, por supuesto. Pero los seres humanos, a partir de la reflexión, tenemos la capacidad de cambiar nuestros espacios relacionales, y con ello nuestras emociones".

 

Humberto Maturana y la corriente del "autoayuda"

 

Anuncios

Un comentario en “Trata de Trata de AMOR AMOR AMOR…

  1. Estoy muy de acuerdo con la postura del Doctor Maturana, aplicándolo a mi caso personal explica muchas cosas. Hace 6 años que vivo fuera de mi país en Europa y siento un dolor muy fuerte dentro de mí que no se apacigua con nada incluso me emferme de tiroiditis, aquí la vida es muy individualista me he sentido rechazada y desilucionada he seguido adelante pero con el límite que me impone este dolor interior que produce el desamor…  gracias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s