QUIEN INDEMNIZA SI UN REACTOR CONTAMINA?


Si consideramos las recientes experiencias asimiladas por lo sucedido en Japón, a causa del tsunami de principios de marzo, entre muchas interrogantes, podremos concluir que a pesar de que un país no produzca energía nuclear en su territorio, igualmente puede resultar damnificado por un desastre que suceda en un país vecino e incluso lejano, dependiendo de la envergadura del desastre

La legislación de los diferentes países productores trata estos temas, pero acuerdos internos entre los gobiernos implicados, pueden dejar de lado a los verdaderos responsables de las posibles fallas de diseño de componentes, en especial de los reactores, que como en el caso de Japón colapsaron, aparentemente, por esta causa en su origen, además de otras posibles fallas de seguridad y mantenimiento en el tiempo.

Como argumenta Sam Pérez, miembro de la prestigiosa oficina legal británica Pysdens y autor del artículo; “un fallo en la regulación a menudo deja a la gente que ha sido seriamente dañada, sin una causa de acción legal contra los que en el fondo eran responsables”.

¿REGULACIÓN INTERNACIONAL DE RESPONSABILIDADES LEGALES?

Japón continúa enfrentándose a un posible colapso de la planta de Fukushima Dai-Ichi después de que el tsunami causado por el terremoto del 11 de marzo inhabilitase los sistemas de enfriamiento de los reactores Mark 1 (en el momento en que se escribe este artículo). Según lo publicado en las noticias, cinco de los seis reactores en Fukushima son del tipo Mark 1 fabricados por General Electric (según los medios de comunicación), y se ha sugerido que bajo la ley japonesa GE no sería responsable por los fallos de diseño en sus reactores (de acuerdo a comentarios en la prensa). Il Corriere della Sera ha publicado que las pruebas de estos reactores Mark 1 no habían sido satisfactorias en los 70 y tres trabajadores habían dimitido como resultado de serias preocupaciones al respecto.

También Bloomberg publica que uno de ellos, Dale Bridenbaugh dijo, en una entrevista concedida a la ABC, que había dudas sobre la potencialidad del motor auxiliar de los sistemas de enfriamiento de sufrir una falla.

Según lo que el señor Syed Ali Mujabe, un periodista de Chennai, publicó en su blog el 12 de marzo del 2010, que hay una “Ley de Responsabilidad Civil por Daño Nuclear” y “la Ley deja a las empresas estadounidenses libres de consecuencias por cualquier accidente nuclear causado en territorio de la India”. También la “Página

de Ciudadanos del Sur de Asia” (“South Asia Citizens Web”) en un artículo escrito por el señor Rajeev Shavan considerado un “respetado abogado con gran experiencia en India” titulado “India: sombra de Bhopal en la Ley de Responsabilidad Civil por Daño Nuclear” del 2010 (“Ley Nuclear”)” afirma que “la Ley muestra al gobierno de la unión como un padre irresponsable protegiendo la responsabilidad legal de las multinacionales inversoras y utilizando el dinero de los contribuyentes para hacer la diferencia.

¿Para quién es la Ley?”

No sabemos el grado que ha alcanzado esta Ley en India para su aprobación.

Esto debería ser de interés para el gobierno chileno quien, según las publicaciones, ha firmado un acuerdo con los EEUU en forma de “memorando de entendimiento”, estableciendo una cooperación científica entre los dos países pero que, en opinión de algunos, será el primer paso para que los EEUU proporcionen infraestructura nuclear, sistemas y operaciones a Chile. ¿Qué responsabilidades se han considerado? Este acuerdo debería ser también del interés del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

En comercio internacional, el tema de la responsabilidad es propenso a tener un inmenso impacto en mucha gente o bien alrededor del mundo o bien en países concretos a pesar del hecho de que la actividad comercial puede desarrollarse solo entre dos compañías o entre una compañía y el gobierno.

¿Quién debería pagar los perjuicios? Algunos estados y compañías son muy sofisticados al negociar o tratar responsabilidades. Tengamos en cuenta cómo se llevó la negociación de BP tras el desastre de Deepwater Horizon en los EEUU.

Consideremos cómo las Reglas de Rótterdam, una convención elaborada con el objeto de reemplazar a las de la Haya y la Haya-Visby y las Reglas de Hamburgo en lo que se refiere al transporte internacional de bienes total o parcialmente por mar, contiene una excepción por volumen promovida por los EEUU y que conduce o bien a una potencial exención de responsabilidad o a una responsabilidad ilimitada por daño o pérdida de los bienes cuando el transporte por mar en los últimos ochenta años (o más) ha sido limitado de un modo uniforme en términos de responsabilidad legal en base a unos estándares.

¿Por qué buscar desregulación cuando este proceso fue visto (retrospectivamente) como la causa de la crisis bancaria y el desplome económico alrededor del mundo? Según lo publicado en las noticias al principio de la crisis en Oriente Medio, parece que esta crisis originalmente impulsada por un malestar entre la población civil provocado por la baja calidad de vida, mostraría que la crisis bancaria ha causado grandes problemas, no solo afectando negativamente a la situación financiera de la gente, sino también produciendo daños colaterales extremadamente serios a individuos, derivando en la inquietud en la población civil e implicando un coste financiero sustancial para los países implicados.

La necesidad de regular nacional e internacionalmente no puede ser menospreciada.

Nosotros mismos hemos actuado recientemente por un cliente que había sido requerido para proporcionar transporte internacional por una compañía en EEUU, donde según las negociaciones contractuales, esperaban que el porteador asumiese una responsabilidad ilimitada por el transporte de los bienes, en el caso de que esos bienes fuesen dañados en tránsito y posteriormente utilizados en equipamiento que ellos operarían y que provocaría un daño masivo matando a un gran número de personas y causando un inmenso daño en infraestructuras. Esto no tenía en cuenta el hecho de que el porteador realiza el transporte y el cliente utiliza lo que sea transportado y debería haber asumido la responsabilidad de probar el equipamiento antes de ponerlo en uso.

Los gobiernos no pueden mantenerse al margen y permitir a las compañías negociar a nivel internacional, evitando responsabilidades legales cuando se ha introducido en el país, algo que es defectuoso o daña a un gran número de ciudadanos – esto debería ser procesable.

Se requiere regulación internacional en base a unos estándares uniformes, ya que mientras la globalización continua avanzando, vemos cómo en numerosas ocasiones, un fallo en la regulación a menudo deja a la gente que ha sido seriamente dañada, sin una causa de acción legal contra los que en el fondo eran responsables.

Es inevitable que la ley tienda a ir por detrás del progreso, pero una vez que somos testigos de los efectos de acciones internacionales y la extensión del daño que son propensos a causar, tenemos que actuar para elaborar una regulación legal y asegurarnos de evitar esto.

Proyecto a ley Bill No.19 de 2010:

PYSDENS SOLICITORS COMUNICADO DE PRENSA 92.

K. PYSDEN / S. PEREZ-GOLDZVEIG / E. DURAN SASTRE

http://www.pysdens.com http://www.thehouseofbranchofgold.com/

Artículo remitido por; Sam Pérez

sam.perez@pysdens.com

Pysdens Solicitors

108 Fenchurch Street

Third Floor

ECRM 5JR

Londres 24/03/11

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s