(+) HIDROREFLEXIONES GUBERNATIVAS


SOBRE HIDROAYSEN Y LOS TEMAS EN DISCUSIÓN

206232_1033904006936_1205505753_30087419_9674_n

Carta remitida a elcorreodiario

Julio Ibarra Maldonado

Gobernador Provincia Cardenal Caro

16 de mayo de 2011

Con el propósito de entregar mas antecedentes sobre el tema de Hidro Aysen, en una rápida sintesis estos son los principales aspectos que están en discusión.

El proyecto ingreso a evaluación en agosto del 2008. Es decir lleva 2 años y medio en evaluación con la participación de 36 Servicios del Estado con competencia ambiental.

Respecto de los impactos ambientales del proyecto, el SEA y los Servicios que participan de la evaluación deben analizar que las medidas ambientales propuestas por el proyecto sean las adecuadas en relación a la magnitud de sus impactos.

En general una gran central hidroeléctrica genera 3 tipos impactos, los producidos por:

La inundación

La modificación de cuerpos de agua

El reasentamiento de grupos humanos

Respecto de la inundación, lo siguiente:

Inicialmente el proyecto no identificó el área de compensación asociada a la inundación de 6.000 (seis mil) hectáreas por los embalses.

Al termino de la evaluación, el proyecto presenta información de detalle (localización y caracterización ambiental) respecto del área a emplazarse en Bajo Pascua, la que considera una superficie aproximada de 11.000 (once mil) hectáreas.

El Área de Conservación se hace cargo de los efectos sobre Flora y vegetación terrestre, fauna terrestre, flora y fauna acuática, flora y fauna marina y paisaje.

El Área de Conservación se emplaza a 35 km al sur de Puerto Yungay y a unos 60 km al noroeste de Villa O’Higgins, en el borde norte del campo de Hielo Sur. Incluye el último tramo del río Pascua y su desembocadura, el río Bórquez, el lago Berguez y la costa marina adyacente.

El manejo del Área de Conservación tendrá como fundamento cinco programas que son:

(i) Apoyo administrativo;

(ii) Protección y uso sustentable de recursos;

(iii) Educación ambiental;

(iv) Turismo de naturaleza y

(v) Obras y mantenimiento.

Este esquema será replicado en el caso del área de conservación de la cuenca del rio Baker, que considera que el proyecto presente un área de 2.500 (dos mil quinientas) hectáreas, la que previamente deberá ser aprobada por el SEA y los Servicios que participaron del proceso.

Respecto de la modificación de los cuerpos de agua, lo siguiente:

Inicialmente el proyecto no propuso medias adecuadas a este impacto. Al termino de la evaluación se propone la medida “Plan de manejo integrado del medio acuático (MIMA)” que considera una serie de acciones de mitigación, restauración y compensación, como por ejemplo la de incorporar ambientes dulceacuícolas en el área de conservación, repoblación y reproducción de especies en categoría de conservación, entre otras.

Respecto del reasentamiento de grupos humanos lo siguiente:

Inicialmente el proyecto no entregó información completa respecto de los grupos humanos afectados por el reasentamiento, como tampoco de las gestiones de comunicación o difusión realizadas por el proyecto con la comunidad afectada.

Al termino de la evaluación, el proyecto presenta información de detalle de las familias afectadas (número de familias, miembros de esta, población vulnerable, características socioeconómicas, etc.) y de los predios afectados (superficie productiva, usos del predio, infraestructura y equipamiento, etc.)

Así también entrega información de la forma en cómo esto ha sido socializado con los afectados determinando las alternativas de preferencias de reasentamiento y estableciendo un programa de trabajo futuro para concretar los acuerdos definitivos.

Una de las particularidades de este proyecto se relaciona con su emplazamiento en una región prístina, la que posee cerca del 50% de su superficie bajo protección (parques, reservas, etc.). Esta característica la hace acreedora de un gran potencial turístico. En la Región de Aisén existen 19 Áreas Silvestres Protegidas Estatales, de las cuales 5 son Parques Nacionales, 12 Reservas Nacionales y 2 Monumentos Naturales, que totalizan aproximadamente 5.000.000 Has.

En ese contexto inicialmente el proyecto solo consideró algunas medidas asociadas al impacto en el turismo circunscrito a la Provincia del Capitán Prat y otras medidas particulares para la comuna de Cochrane. Durante el proceso, estas medidas mejoraron significativamente en términos de la extensión, cantidad y calidad. Por ejemplo, los centros de difusión turística no solo se ubicaran en la ciudad de Cochrane como se propuso inicialmente, sino que también se ubicaran en las ciudades de caleta Tortel, Villa O’Higgins y Puerto Bertrand. Adicionalmente el plan de marketing propuesto pasó desde nivel provincial a incluir a toda la región de Aysén.

Como conclusión, el proyecto propone las medidas ambientales que permiten asegurar que los impactos del proyecto son los adecuados, lo que se refrenda con la opinión de todos los organismos sectoriales del Estado que han participado de esta evaluación.

NR. Añadimos a este post una segunda nota de reflexión general publicada a través de su cuenta de facebook .

HIDROAYSÉN:
UNA REFLEXIÓN CON SERENIDAD

Carta remitida a elcorreodiario a través de facebook

Julio Ibarra Maldonado
Gobernador Provincial Cardenal Caro

La aprobación del Proyecto Hidroaysén ha generado una intensa polémica nacional, que ha estado caracterizada por la proliferación de protestas en las calles a lo largo del país. La pasión con la que se ha enfrentado la materia, ha impedido acometer en la agenda pública una reflexión serena y que se haga cargo con serenidad del conjunto de variables.

El proyecto aprobado no es idéntico al ingresado a evaluación en agosto de 2008. En estos dos años y medios, experimentó modificaciones sustantivas que reducen y compensan en forma significativa su impacto ambiental. Por ejemplo, se contemplaba originalmente 6 mil hectáreas de compensación en parques y en preservación por las 6 mil que serían inundadas. Ahora generará una compensación de unas 11 mil hectáreas.

El proyecto aprobado contempla en forma pormenorizada un conjunto de acciones que se hacen cargo de los efectos sobre flora y vegetación terrestre, fauna terrestre, flora y fauna acuática, flora y fauna marina y paisaje.
Pese a los cuestionamientos, no estamos frente a una aprobación de naturaleza política, sino del resultado un examen técnico. En el proceso de evaluación del Estudio de Impacto Ambiental se analizaron todas las dimensiones del proyecto, desde caminos y vías hasta aspectos de salud y reasentamientos humanos. Por ejemplo, para que los cerca de 6 mil empleos que generará el proyecto en su fase de construcción no signifiquen una mayor presión sobre el hospital de Coyhaique, la empresa deberá disponer de policlínicos con su respectivo personal e infraestructura médica en cada campamento. Asimismo, deberá tener rellenos sanitarios de alto estándar en cada uno de esos lugares. Las 37 familias que deberán salir de sus casas serán reasentadas o relocalizadas de acuerdo a los estándares del Banco Mundial.

Más allá de los aspectos específicos, el problema de fondo es cómo articular la necesidad de energía que impone el crecimiento nacional, con el imperativo de la preservación del medio ambiente. La convicción del Gobierno es que no se trata de desafíos antitéticos.

Chile necesita duplicar su matriz energética en 12 años y triplicarla en 24, como condición del propósito del desarrollo, que se encuentra estrechamente asociado a responder a la tasa de crecimiento del consumo de energía. Por cierto, no se trata de una necesidad de coyuntura de este Gobierno, que tiene asegurado el abastecimiento por sus cuatro años, sino de una proyección estratégica de largo aliento. Un Gobierno que piense Chile desde la perspectiva de los intereses permanentes del país, tiene que sostener una mirada más allá de las fronteras de su propia administración.

El Gobierno del Presidente Sebastián Piñera tiene una opción inequívoca por las energías limpias. Pero en ningún país del mundo representan más del 10 por ciento de la matriz. Es una opción que se continuará profundizando, pero por ahora sólo es un paliativo para las necesidades que enfrentamos.

Ahora bien, si el Proyecto Hidroaysén no hubiera cumplido con la normativa ambiental, no hay que duda que no debía ser aprobado. Allí se ponía a prueba el desafío de articular la necesidad de resolver los problemas energéticos con la sustentabilidad ambiental, lo que implica que las medidas propuestas por el proyecto sean las adecuadas en relación a la magnitud de sus impactos, lo que se acreditó en el análisis realizado por los 36 organismos sectoriales del Estado con competencia ambienta que participaron de la evaluación.

Su aprobación no significa que el Gobierno se inhibirá de continuar cumpliendo su deber de cautelar el interés público en todas sus dimensiones. Por el contrario, hará cumplir las normas y fiscalizará en su construcción y funcionamiento.

La crítica ciudadana es legítima en un sistema democrático. Pero tiene la responsabilidad de considerar la totalidad de los antecedentes. Y estos muestran que Chile es un país que adolece de escasez de recursos energéticos y que la hidroelectricidad es el único recurso de envergadura con que contamos. Entonces, el problema no es su uso sino que se ajuste a los marcos ambientales que el país ha establecido en su institucionalidad democrática.

Invitación a reflexionar con serenidad sobre Hidroaysén

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s