(-) 7 Argumentos para una Patagonia Sin Represas


 
clip_image002

¿Por qué HidroAysén importa?

por Colombina Schaeffer
colombina@verdeseo.cl 
© Bridget Besaw/ ILCP
 

Con una historia de reyes y súbditos, hacendados y patrones, caudillos, caciques y dictadores, nuestra América Latina ha conocido poco la democracia, sus formas, procesos y actitudes.

Porque al fin y al cabo, con todas sus posibles definiciones e imperfecciones, la democracia consiste en una comunidad que ejercita la autodeterminación colectiva, donde de alguna forma u otra el gobierno descansa en el consentimiento de los gobernados
Poco de eso conocemos en nuestra América Latina y en Chile
Hemos sido gobernados por distintos tipos de dictaduras y nuestra actual democracia ha descansado en demasía en la dictadura de las elites y los técnicos
Chile es un país pequeño si consideramos lo pequeño del grupo de personas que toma las decisiones que afectan día a día a una gran mayoría
A estas alturas, votar una vez cada cuatro años no es suficiente
Hay algo más en la democracia que exige a los gobernantes (y también a los gobernados) participación, consulta, transparencia y rendición de cuentas públicas
Participación, consulta y rendición de cuentas, conceptos y procesos a los que se les hace el quite en los grupos dominantes, ya que amenazan el status quo y exigen más y todavía más de aquellos que controlan (y concentran) el poder
¿A qué viene entonces HidroAysén en este discurso? HidroAysén viene a ser justamente central en este contexto, ya que allí se está jugando mucho más que árboles y paisaje, mucho más que ecosistemas, biodiversidad y ríos (no menos importantes, por cierto)
En HidroAysén se está jugando, a cada minuto, a cada segundo y a cada decisión tomada nuestra forma de vivir juntos, nuestra democracia y posibilidades de decidir el tipo de sociedad en que queremos vivir
La presente es una publicación pensada desde estas raíces
Fue imaginada como un prisma, como una sucesión de puntos de vista
Central a la democracia es la (co)existencia de puntos de vista, y más allá de eso, la posibilidad de su expresión
En Chile muchos puntos de vista no tienen voz, otros son acallados y muchos quedan escondidos bajo la alfombra
A continuación presentamos el aporte de a la discusión, en un intento por no quedarnos en silencio, por dar un salto y un paso adelante ilustrando algunos de los puntos de vista en esta controversia
Desde la ciencia y los megawatts hasta los derechos y las libertades, algunas visiones y voces que también quieren ser parte de este debate, al que lamentablemente sólo algunas ciencias y voces han sido invitadas
Los invitamos a conocerlos, escucharlas y pensarlas.
 
 
clip_image004

(1) Hidroaysén, ¿una calle sin salida?

por Nesko Kuzmicic
Biólogo Marino nesko@verdeseo.cl
© Daniel Beltra/ ILCP
 

Además de los daños ambientales y sociales que reviste el proyecto HidroAysén (HA) existen otros perjuicios menos conocidos y que se refieren al impacto de este proyecto en el mercado eléctrico

Todo indica que su huella económica sería profunda y duradera
La realización de HA desincentiva y retrasa la entrada de opciones realmente limpias y sustentables, e impide la diversificación de los actores en uno de los mercados eléctricos más concentrados del mundo
De realizarse HA, la participación de las tres grandes generadoras del SIC (Sistema Interconectado Central) (Endesa, Colbun y AES Gener), pasaría de 75% a más de 90%
Esto genera el riesgo de que el mercado se inhiba o se torne poco transparente
De acuerdo a la IEA (International Energy Agency), el mercado eléctrico chileno tiene una actitud negativa hacia los nuevos entrantes y pequeños participantes que deben competir en un mercado altamente concentrado
Esto ha sido destacado como un serio impedimento para el desarrollo del sector de las energías limpias (Dufey 2010)
Merced a un problema estructural de país, donde la reiterada postergación de una política energética tiene como objeto la desregulación, la posibilidad de que un gigante como HidroAysén sea aprobado es alta
La neutralidad tecnológica defendida es todo menos neutral -beneficia a los más grandes, a los que ya están, a los que tienen poder de mercado- de tal forma se consolida una subvención encubierta, donde el costo marginal es el dogma que privilegia la obtención de energía más barata, sin internalizar las externalidades negativas detrás de las opciones disponibles
Este criterio de compra usado por el Centro de Despacho Económico de Cargas (CEDEC) favorece a las megacentrales hidroeléctricas y a las plantas a carbón, en perjuicio de opciones más sustentables
Qué decir de incorporar los beneficios, o discriminar positivamente a aquellas fuentes de energía más limpias
La propaganda de HA abunda en el hecho de que a diferencia de las termoeléctricas a carbón su proyecto tiene una mínima huella de carbono sin embargo, su huella de carbono está lejos de ser inocua
De acuerdo a investigadores del MIT, las emisiones de CO2 de HA son significativas: al menos 3 millones 770 mil toneladas de CO2 generaría la construcción y operación de los embalses, en tanto que la línea de transmisión produciría al menos 8 millones 959 mil toneladas
Estas estimaciones consideran sólo la construcción y el transporte, y no la huella de carbono de los materiales utilizados y el cambio de uso de suelo (inundación, pérdida de sumideros y almacenaje producto de la deforestación)
En el mundo, las inversiones energéticas bajas en huella ecológica (que implica todo el proceso y los recursos afectados) son las únicas consideradas seriamente como mitigadoras del cambio climático
La pregunta que muchos se hacen es la siguiente: ¿Puede la eficiencia energética (EE) y las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) llenar el vacío que implica la no construcción de HA? Si partimos de la base que el plan de obras de la Comisión Nacional de Energía (ahora Ministerio de Energía) tiene cubierto la demanda eléctrica hasta avanzada la década del 2020, entonces la EE y las ERNC pueden ser una alternativa real; si y solo si, las autoridades asumen de una buena vez un rol activo en materia energética y dejan de evadir su responsabilidad apelando a la subsidiaridad del Estado
No son pocos los estudios propiciados desde el gobierno y el congreso dirigidos a conocer las potencialidades de las ERNC en Chile
Sus conclusiones no son muy distintas a las apuntadas por universidades y organismos internacionales
Chile es uno de los países con mayores potenciales naturales para su desarrollo, y de quererlo, podría convertirse en un gigante en el desarrollo de ERNC
Sin embargo, estas conclusiones no hacen más que ahondar la brecha existente entre las posibilidades y la esquiva realidad
Para muchos de quienes participan de la toma de decisiones, o cuentan con el peso suficiente para incidir en quienes lo hacen, el posible aporte de las ERNC y de la EE seguirá siendo marginal; para estas personas los mecanismos de incentivo son más que suficientes
Cuesta entender el contrasentido: a pesar de nuestros dones naturales debemos conformarnos a que la solución provenga de megaproyectos hidráulicos y otras tantas termoeléctricas a carbón
La razón: las ERNC no son competitivas respecto a las fuentes tradicionales
¿Y cómo van a serlo si se les abre sólo un resquicio de la puerta? Ante esta realidad inexorable se nos dice que HA es mejor que las plantas a carbón, como si realmente la construcción de una significara la supresión de las otras
En aquellos países donde las ERNC son una realidad exitosa (Alemania, España, Dinamarca) además de algunos estados como California, el sistema usado para estimular su desarrollo implica intervenir el mercado obligando a las distribuidoras a comprar la electricidad proveniente de ERNC a determinadas tarifas (feed-in tariff)
En total, más de 60 jurisdicciones en el mundo han adoptado este sistema, incluso China y la India estudian su implementación
En 2008, un detallado estudio realizado por la Comunidad Europea concluyó que “el régimen de feed-in tariff, generalmente constituye el sistema de apoyo más eficiente y eficaz para la promoción de las ERNC”
Pero osar tocar el mercado en pos de un bien mayor y general constituye un sacrilegio en el país más neoliberal del mundo
Así, debemos conformarnos con un sistema de cuotas, ambiciosamente acomedido, ideal para el greenwashing de las mismas generadoras
Las ERNC no son opciones altruistas, son un buen negocio en la medida que se impulsen y respondan a una política de Estado
Si bien llevamos años de retraso político y tecnológico que nos separan de la vanguardia, tampoco se puede soslayar nuestra inigualable riqueza natural respecto a los países que llevan el pandero
Si lo que se necesita es generar un nicho tecnológico y social, una masa crítica que cubra esa brecha y que eventualmente nos podría permitir exportar energía y servicios, ¿cómo se explica entonces, que se pretenda invertir públicamente en ampliar el conocimiento calificado en energía nuclear? Si realmente se quisieran impulsar mecanismos de ahorro y replicar los sistemas donde las ERNC son relevantes, es cosa de decidirse a hacerlo: discutir y legislar; transparentar los costos y beneficios de los distintos tipos de energía
La regulación y mercado eléctrico no pueden tomarse por una ley divina, que en tanto revelada por economistas y mistagogos, se transforme en un dogma supremo, intachable e incuestionable
De promover una política de ahorro y eficiencia energética, su participación sería igualmente significativa
De acuerdo a Borregard (2009), el potencial asociado a Eficiencia Energética podría ser de 4.565 MW para el año 2025
Si a esto agregamos el potencial económicamente factible de ERNC, solo para el SIC, sería de 5.753 MW
En conjunto, ERNC más EE podrían aportar la totalidad de la capacidad adicional necesaria proyectada para el SIC el año 2025
Pero todo esto es inviable si no se discute abiertamente reformas al sector eléctrico, si no se afrontan los desafíos tecnológicos que implica ser un país desarrollado
Potencial natural y humano sobran
A la mayor irradiancia del mundo; al enorme potencial de las mini hidros e hidros de pasada; a las turbinas eólicas viables a lo largo y ancho de Chile; a un potencial de ahorro eléctrico que las mismas mineras reconocen gigantesco; a ser uno de los 25 países del mundo con potencial geotérmico; oponemos las escaras de HidroAysén, oponemos centrales a carbón, soñamos con centrales nucleares
Quien entiende
Nuestro país está en coma y a muchos les conviene que así sea
Ocurre a menudo que nos percatamos tarde que habitamos en realidades prestadas
Así, a golpes de martillo, nuestra casa es transformada en un retablo
Que no nos ocurra que por inacción la pesadilla de país a la que nos están conduciendo devenga en permanente

 

 

clip_image006(2) Vivir con menos energía ¿es posible?

Por María Ignacia Arteaga
Estudiante de Sociología
ignacia@verdeseo.cl
© Jack Dykinga/ ILCP

Pensemos en nuestra rutina diaria. Desde que nos levantamos consumimos energía. Cuando calentamos el agua de la ducha, tomamos desayuno, nos transportamos a las actividades que cada uno/a de nosotros/ as hacemos y cuando vamos de compras, comemos algo, paseamos y volvemos a nuestras casas

Así, la base de nuestra experiencia en el mundo se sustenta en el consumo, emergiendo este como un eje clave al pensar cómo queremos vivir
Además, y dado que nuestro consumo se basa en la explotación de la Tierra y en la captura de oportunidades que ella nos ofrece, lo anterior se relaciona con problemas relacionados con el bien común, la justicia y la equidad
El conflicto que aquí se nos presenta podría resumirse en una sola frase: nuestro consumo diario tiene reales implicancias para los otros y para el planeta en general
Percibir esta tensión permite adentrarse en la compleja trama de relaciones interdependientes que existen entre el ser humano, los otros humanos, la naturaleza y el medio ambiente en general
Si bien el tema aquí discutido se fundamenta en las opciones de consumo individual, este deviene tema público, apareciendo así en la discusión una dimensión política central que se evidencia en los discursos y valoraciones que cada uno de nosotros tenemos, y en especial, que nuestras autoridades afirman
Ahora bien, la interrogante que nos convoca es algo mucho más concreta y menos teórica que el argumento explicado arriba
Si nos damos cuenta que nuestras opciones de consumo de energía impactan en la disponibilidad de recursos para nosotros y los demás, entonces, ¿por qué no reducirlo, o en las palabras que se están usando ahora, ser más eficientes energéticamente? Esta pregunta no se basa en un valor altruista o puramente ecológico, sino que es la condición de posibilidad de gozar todos y todas de las mismas oportunidades de desarrollo y crecimiento en el futuro
Frente a esta simple idea de sustentabilidad en Chile se está haciendo una fuerte campaña mediática sobre la necesidad de construir grandes embalses e inundar parte de nuestros ecosistemas nacionales para así poder “crecer” y llegar a los ansiados estándares de los países desarrollados
Pero aquí hay una cuestión patente acerca de los medios que utilizamos, y que trasciende el hecho de la falta de precisión en los diagnósticos y las estimaciones futuras que estos mismos organismos nacionales y estatales realizan para su propio beneficio
Por esto, y dada la cantidad de proyectos energéticos aprobados que suma y sigue -ahora con el carbón en Isla Riesco, en Magallanes, y la aprobación del proyecto Castilla en Punta de Choros, en la Región de Coquimbo- no necesitamos HidroAysén ni plantas nucleares para que el país “crezca”, necesitamos vivir con menos energía
Muchas veces el consumo energético se justifica en términos del confort
Sin embargo, ocurre que nuestras decisiones de consumo han sido naturalizadas, es decir, © Jack Dykinga/ ILCP aparecen ante nosotros como transparentes e invisibles, como hechos sobre los cuales no se reflexiona a pesar de que sean construcciones sociales, las cuales se han convenido en un momento del tiempo y pueden ser redefinidas
De esta forma, día a día aparecen nuevos estándares que rigen nuestra manera de relacionarnos con el mundo material y sus recursos
En este sentido, conviene recordar una sutil diferencia conceptual entre lo que se conoce como “Estándar de Vida” y “Calidad de Vida”
Podríamos comprender la diferencia si pensamos que el estándar de vida es un tipo de norma o modelo de vida que fija una determinada relación de aprovechamiento de los recursos naturales y productivos en general
Frecuentemente el estándar de vida se asocia al poder adquisitivo de una persona, una comunidad o un país, midiéndolo como el PIB per cápita, por lo que también se consideran otras mediciones objetivas de bienestar como las políticas de seguridad social y la redistribución de ingresos realizadas por vías de focalización del gasto público
En este marco se fija una decisión de consumo dentro de la cual no sólo intervienen las preferencias individuales, sino también la valoración social de ciertas opciones de consumo de bienes y servicios, que si bien influyen en la decisión que cada uno toma, no son del todo visibles; por eso hablamos de construcción social de las opciones de consumo
Por otra parte, la calidad de vida es un concepto difícil de definir y medir dada la multiplicidad de dimensiones y la naturaleza cualitativa -y no cuantitativa- de éstas
Sin embargo, podríamos decir que este concepto abarca también aspectos subjetivos como la felicidad y el bienestar que se asocia a una relación de armonía con el entorno, el cual también es natural
En este contexto y considerando la diferencia conceptual, varios países europeos y también otros países desarrollados han comenzado a medir la calidad de vida de su población con índices de felicidad y no sólo mediante la capacidad de producción per cápita como medida de poder adquisitivo
Así, el “imperativo” chileno que versa sobre la necesidad creciente de aumentar la provisión y consumo de energía se relaciona más con un estándar de vida del cual no reflexionamos con frecuencia que con lo que aquí hemos definido como calidad de vida
Ambos modelos conceptuales pueden ajustarse para que de ese modo consumamos lo necesario para ser felices y sentirnos confortables sin necesidad de destruir nuestro ecosistema con nuevas, más grandes y más nocivas inversiones para la generación energética; porque con las que ya tenemos nos basta
A la vez, tenemos que considerar la innovación y transferencia de tecnologías, como las que usamos en nuestros hogares o en los procesos productivos de las empresas, las cuales ya vienen diseñadas con ciertos estándares de consumo y uso, para nosotros también invisibles
Por estos dos motivos, podemos decir que la noción que cada sociedad o país tiene acerca del confort o de “una vida agradable” no es una cualidad en sí misma de las cosas o las situaciones, sino que es un logro adaptativo
En otras palabras, no es un atributo sino un producto de un proceso, el cual varía culturalmente en términos de su significado, la experiencia que se le asocia y las expectativas que se tienen al respecto
Esta confusión nos ha llevado, por ejemplo, a crear climas artificiales como el que se produce con el uso constante de aire acondicionado o calefacción, generando grandes repercusiones para el medio ambiente en términos de emisión de gases con efecto invernadero (GEI)                            © Jeff Foott/ ILCP
clip_image008Por lo tanto, si tenemos en cuenta que mayor crecimiento económico no necesariamente implica mayor consumo de energía, y además consideramos las repercusiones que están detrás de nuestras opciones de consumo energético, y la posibilidad clara de cambiar nuestros hábitos por difícil que parezca; como VerDeseo los invitamos a ahorrar: energía y recursos naturales de los cuales proviene la primera; esto además le traerá ventajas económicas en sus cuentas mensuales de servicios básicos
¿Cómo hacerlo? Revise los sitios de interés que se exponen en esta columna, en los cuales se sugieren algunas alternativas sustentables para el consumo de agua, energía, bienes y servicios de transporte
 
clip_image010

(3) Nuestros Ríos,       Nuestras Vidas

Por Leonardo Valenzuela
Magíster en Asentamientos Humanos y Medio Ambiente
leonardo@verdeseo.cl
© Daniel Beltra/ ILCP

Es muy preocupante el rol que las corporaciones alcanzan en la definición de los asuntos públicos en Chile, desde la participación de sus representantes en el Estado, el lobby directo en el Congreso, el financiamiento de los medios de comunicación, el financiamiento de centros de investigación universitarios hasta la compra de bienes a las comunidades afectadas por sus acciones (todas estas opciones ya empleadas en el caso de ENDESA y COLBÚN, en su proyecto HidroAysén)

Estas corporaciones han avanzado en las últimas décadas hasta alcanzar tal magnitud, que han logrado una privatización de gran parte de lo que el proyecto democrático cubría como materia de la República
HidroAysén es en esa línea una amenaza a nuestra frágil democracia, puesto que el avance de un proyecto de tal envergadura, más allá de sus gravísimas consecuencias ambientales, afecta también de manera profunda la distribución del poder y las oportunidades de construir un Chile entre todos
En Chile una de las herencias más significativas de la dictadura es la desconfianza en la democracia y la política
La fascinación con el discurso autoritario que hablaba de los políticos politiqueros y demagogos, y de un gobierno donde la técnica se basta frente a la política, ha tenido consecuencias dramáticas en términos de lo que hemos estado dispuestos a aceptar como nación
Por décadas hemos asistido a un desvergonzado desmantelamiento de los bienes y capacidades del Estado, movimientos que siempre se han visto respaldados por prolijos expertos provenientes de centros financiados por los mismos interesados en desvalijar todo lo que sea público (léase Libertad y Desarrollo [LyD] y Centro de Estudios Públicos [CEP])
HidroAysén como proyecto fue un regalo que los privatizadores de ENDESA se llevaron debajo del brazo, junto a prácticamente todas las acciones de agua de los ríos Baker y Pascua
ENDESA era una de las más exitosas empresas del sistema CORFO, pero los expertos de Pinochet dirían otra cosa, rematando a valores indecentes1 un esfuerzo realizado por décadas por los contribuyentes del Estado de Chile
Increíblemente, en esa transacción privatizadora las acciones de agua se fueron como “yapa” en las privatizaciones (no se pagó por ellas), donde quienes guiaron a ENDESA hacia la privatización (con José Yuraszeck a la cabeza) fueron los mismos que posteriormente la compraron
El argumento de la dictadura para arrancar a las empresas del control del Estado se basó en la hipótesis de que la administración con criterios políticos llevaría a las empresas a la quiebra, por lo que era mejor que el Estado no hiciera lo que no sabía hacer2, a pesar de la evidencias como el del caso de ENDESA que en sus más de cuatro décadas de existencia se había consolidado con bastante éxito
Bajo esa débil justificación, el control de la política del país fue entregado a los privados bajo el axioma de que serían ellos, a través de los juegos del mercado, quienes darían las mejores soluciones a los problemas públicos del país
De ese modo, la política del Estado en áreas tan relevantes como la energía se convirtió de facto en despejar el camino de los privados, facilitarles las materias primas y controlar los conflictos con otros actores
La misión del Estado se convirtió en asegurar energía para el país, pero esa energía la debía obtener de actores privados, quienes fueron capacitados para ejercer toda clase de chantajes, en atención a su posición privilegiada, en una verdadera “Teletón” de los megawatts
Al retirar las decisiones sobre energía del ámbito público, sería el mundo privado de las corporaciones el que usaría la posición de privilegio entregada por el Estado para hostigarlo
HidroAysén se mueve de ese modo, una compañía en la que chilenas y chilenos no tienen pito que tocar, que se autoconvoca como heroína de una gesta nacional y presiona a parlamentarios y municipalidades con la misma impunidad con la que instala a sus funcionarios en altísimos cargos de la administración pública
En los medios se vuelca a mostrarnos cuán lindo e inocente es su proyecto, mientras que tras bambalinas muñequea todo lo que puede incidiendo en los nombramientos de quienes posteriormente deberán decidir sobre lo adecuado de sus propuestas
Si cedemos ante HidroAysén estaremos cediendo ante una de las piezas más crueles de un modelo que por décadas ha restringido la influencia de los ciudadanos sobre aspectos tan públicos como el modo en que disponemos de nuestro territorio y producimos energía
Frenar HidroAysén es apenas un primer escollo de un desafío de más largo aliento que nos compromete como ciudadanía, puesto que debemos ser capaces en el mediano plazo de revertir los enclaves de autoritarismo que siguen limitando el avance de la democracia
Una democracia que arranque el monopolio de la vida pública a los gobiernos oligárquicos como el nuestro y al mismo tiempo nos permita recuperar de las manos de las corporaciones el control de nuestras vidas
“Patagonia sin Represas!” es el clamor profundo de quienes quieren respeto por sus vidas y sus voluntades soberanas, de quienes quieren vivir en una democracia que no los aplaste, que deje a los ríos correr libres hacia el mar
 
clip_image012
© Jack Dykinga/ ILCP

 

(4) De mitos y Megawatts

por Nesko Kuzmicic Biólogo Marino
nesko@verdeseo.cl

Para no perderse en el laberinto que propone HidroAysén (HA) es necesario subir rio arriba, cuidando eludir las premisas sobre las que se afianza este proyecto

La principal, dice que para estar a tono con nuestro futuro crecimiento económico se requiere aumentar la generación eléctrica a un ritmo colosal
Convenido esto, HidroAysén se juzga indispensable y su sola puesta en duda presupone condenar al país a la oscuridad y a un mediocre crecimiento
Como todo buen silogismo, el escenario que configura HA es tan parcial como arbitrario
A riesgo de salir confeso ante muestras tan sentidas de miseria y apremio eléctrico, quisiera partir haciendo algunas preguntas de rigor: ¿Es realmente necesario HidroAysén? ¿Qué perspectivas se abren con la línea de transmisión? ¿Cuál es el valor natural y social en juego? Es un hecho que la capacidad de generación eléctrica debe aumentar en los próximos años
La pregunta que muchos académicos como Roberto Román se han hecho, busca establecer el cómo y la velocidad en que esta generación debe producirse
Es así como el llamado a duplicar la generación eléctrica para el año 2020, y para lo cual HA sería condición, resulta poco serio, máxime cuando ya están aprobados o en vías de aprobación más de 11.000 MW (sin considerar HA)
¿Será que la proyección de la demanda eléctrica pueda estar sobreestimada? ¿Puede alguien estar beneficiándose de que así sea? De ser este el caso, ¿existe vuelta atrás para la Patagonia de aprobarse HA? Esta no es una cuestión menor
De acuerdo a Román, el país tiene en carpeta proyectos que superan con creces la demanda de los próximos 15 años, los que sumados a la contracción del consumo eléctrico, hacen que HidroAysén sea innecesario
Bajo el imperativo eléctrico, los impulsores de HA fuerzan las pruebas a su favor y matizan los costos para el país
No deja de llamar la atención que la tasa de crecimiento de la demanda eléctrica supuestamente insatisfecha asumida por HA quiera acercarse a las proyectadas para el SING (Sistema Interconectado del Norte Grande)
Pese a insistir en que su afán pretende cubrir solo la demanda de los pobres residentes del SIC (Sistema Integrado Central), y en ningún caso busca satisfacer el hambre eléctrica de las mineras del norte, no deja de resultar sospechoso que se haya producido este milagro: la intención del gobierno de unir el SING y el SIC
En el futuro, HA podría cubrir el 5% residencial del SING; y solo quizás, si la situación se lo exigiera, podría llegar a combatir a las centrales a carbón (así de seguro lo plantarían) por la oferta del 90% minero restante (omitiendo de seguro los miles de MW que se perderían al atravesar Chile)
Tras la fachada de indefectibilidad de HA yace otro mito, el de su pulcritud medioambiental
Es tan inverosímil hablar de un proyecto ambientalmente limpio cuando se pretende anegar 6.000 Ha de un zona inmaculada e intervenir un área del Parque Nacional Laguna San Rafael
La línea de transmisión de más de 2.000 Km de extensión con sus 6.000 torres cruzaría 7 regiones, afectando en su paso once sitios prioritarios de conservación de la biodiversidad                                                                                                                          © Jeff Foott/ ILCP
clip_image014
De acuerdo al Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) se intervendrían 15.890 Ha en forma directa y más de 4.600.000 Ha de paisaje, lo que se traduce en un daño patrimonial nunca antes visto en Chile
El impacto es global: sobre el agua, la cuenca, la vegetación, la fauna; sobre el paisaje y otros servicios ambientales
De ahí el interés nacional e internacional que reviste la conservación de una de las zonas menos contaminadas e intervenidas del país; he ahí su importancia para la imagen país frente al mundo
La repercusión mundial respecto a este proyecto responde más al estupor de que se permita, una vez más, perpetrar un crimen ecológico irreparable para el país y el mundo, que a una admiración por nuestro desempeño ingenieril
Hay una cuestión que me angustia ¿Una vez trazado el cerco de cables, podrán resistir otros ríos, otros causes más furtivos que atraviesen su trayecto? ¿Será posible oponer la dificultad técnica cuando sea cosa de colgarse? Como sea, un menoscabo al patrimonio de la nación de tal magnitud no puede considerarse un asunto entre privados
Es inconcebible que para los dueños del proyecto, la noción de impacto se reduzca a los mecanismos de mitigación disponibles
Más absurdo resulta cuando es una variable irrelevante, que ni siquiera la pagan ellos
Todos estas compensaciones propias del proyecto, esa compra de volun
Aporte potencial de Energías Renovables No tades, serán transferidas íntegramente como costo de proyecto a las tarifas que todos terminaremos pagando
Inmersos en una nueva crisis eléctrica uno esperaría una mayor objetividad, una seria introspección por parte de quienes perpetúan el principio de subsidiaridad energética
Ad portas de posibles apagones y racionamientos resulta desconcertante descubrir el grado de inmunidad del sistema eléctrico, que le permite sortear crisis tras crisis aferrándose a la consigna: a la escasez mayor producción
Ante este panorama “imprevisto”, similar a aquel que sentenció a Ralco, nos fustigan diciendo que HA es un imperativo
¡Hasta cuando se acepta que la salvación solo puede provenir de la oferta! De preguntarle a un productor de tocino qué hacer ante el creciente aumento de colesterol de los Chilenos, este dirá sin dudarlo que la solución pasa por comer más tocino
¿Será que debemos aceptar lo que nos dicen los productores, quienes se benefician con el aumento de la demanda? ¿Será que tenemos que creerles a quienes el uso eficiente de la energía, la optimización de los procesos representan mermas? ¿Será posible salirse del cauce al que nos empujan nuestros circunstanciadores? Cuando los intereses corporativos y gubernamentales coinciden, al punto de ser indistinguibles hay que desconfiar: ¿Qué otra cosa sino sospecha surge al ser testigos de la actuación de muchas autoridades que respecto a este tipo de proyectos más parecen corta tickets? Es bochornoso que los responsables de la evaluación de los impactos ambientales, o aquellos que deben juzgar la factibilidad de HA u otros proyectos, reproduzcan con obediencia dictámenes superiores sin la más mínima integridad
Qué se puede esperar cuando Ministros de Interior fuerzan las leyes o el mismísimo Presidente de la República, al margen de toda decencia republicana, hace campaña a favor de un determinado proyecto
En el caso de HA, la falta sobrepasa el ámbito de las declaraciones
A las anteojeras previstas por el gobierno se debe sumar el sinnúmero de irregularidades e intervenciones en todo el proceso de evaluación ambiental; aunque lo justo sería decir que vienen de mucho antes y son políticamente transversales
Si seguimos los acordes de este dueto, si aceptásemos la importancia de los Megawatts de HidroAysén para la demanda futura de energía, si su seguridad los libra de la “mala leche” ambientalista, ¿por qué no se propicia una discusión transparente, informada y honesta sobre el asunto? Un debate que se adentre en las raíces y consecuencias de prescindir de una política energética y territorial; un debate donde nos preguntemos si queremos seguir a la zaga, intentando retrasar lo inevitable, anteponiendo la avaricia por sobre el bien común
¿Cómo queda la democracia cuando al amparo de la representación se cometen las más grandes tropelías con el medio ambiente, con la gente, con sus recursos naturales? Resulta cada vez más indígnate tener que presenciar esas burdas puestas en escena donde se sanciona la factibilidad de algún proyecto
Esa autoinmolación pública de funcionarios menores que ocultan con orgullo el rastro de decisiones tomadas en círculos donde reina la omertá, termina por socavar aun más el vínculo entre representante y representados
No basta con elecciones periódicas, separación de los poderes, procedimientos electorales claros y transparentes para que la democracia esté garantizada
¿Qué clase de democracia es aquella en la que funcionarios públicos designados votan unánimemente la realización de algún proyecto, o cuando se tuerce la legalidad para proteger los intereses corporativos? Por más robusta que sea la institucionalidad, por más “democrático” que aparenten ser los procedimientos, de no existir un contrapeso “ciudadano”, la democracia seguirá luciendo bien como fachada
Continuará siendo estrujada para hacerla lucrativa
Entre más ilusiones asumen los electores, mayor es la capitalización de la realidad
Para que la democracia no sea burlada por su propia grandilocuencia se debe garantizar la mayor participación directa posible de todos los ciudadanos
Nosotros de paso, debemos ser capaces de exigir que así sea, batallar por el sentido más amplio de la democracia y rechazar el placebo acostumbrado
¿Es razonable que una comuna pueda votar si quiere un mall en mitad de su barrio y otras no puedan decidir si están dispuestos a hipotecar su salud, o el desarrollo futuro de su región, por más millones que haya en juego? La suerte de la Patagonia exige una mirada puesta en el futuro y no en una sobrerreacción a las premuras del presente
En este caso, de tan grandes y conocidas consecuencias, el gobierno de turno no debiera decretar con tanta liviandad y sin consultarnos, un destino irrevocable para un trozo tan vital de nuestra tierra

 

 

clip_image016(5) Las libertades de la propiedad

por Patricio Velasco
Sociólogo
patricio@verdeseo.cl
© Bridget Besaw/ ILCP
 

Propiedad y libertad son conceptos que muchas veces se cruzan y oponen. Ser dueño de algo se asocia a disponer y usar aquello que se posee, de forma que el “ser propietario” se halla en las antípodas del libre acceso y disfrute de bienes. Así, por ejemplo, si soy dueño de mi casa puedo argumentar –y tanto los usos sociales como la ley me darán la razón en la mayoría de los casos– que soy libre de pintarla del color que guste sin miramientos

Podemos ser propietarios de un bien en la medida en que éste se encuentra disponible y, las más de las veces, el móvil de la propiedad se vincula con tal disposición: el querer poseer algo se vincula con el provecho que podemos sacar de ello, provecho que supone la singularidad de la propiedad privada
Lo que es mío no puede ser utilizado por otros sin mi consentimiento
La propiedad, puede decirse, reafirma la libertad de quien es poseedor y limita las libertades de las demás personas
Lo anterior, que cotidianamente nos parece bastante sensato, no es de tan fácil asimilación cuando lo que está sobre la mesa son los recursos naturales con los que, como sociedad y especialmente como país, contamos
¿Nos parece adecuado que el agua sea vista como un bien apropiable? ¿Podemos disponer sin mayores miramientos de los recursos naturales con los que cuenta un determinado territorio? Estas son cuestiones que, necesariamente, emergen al pensar con mayor detención sobre lo que el proyecto HidroAysén comporta
Las problemáticas asociadas a los derechos de agua, considerando la génesis de los mismos en un contexto histórico alejado de la deliberación de mayorías, y los criterios de disposición sobre los recursos naturales son dos puntos que han de ser puestos sobre la mesa
En primer término es necesario que nos preguntemos hasta dónde podemos disponer, y por ende transformar en bienes susceptibles de potencial apropiación los recursos naturales
Gran parte de lo que se reconoce como el “pensamiento verde” -sostenido tanto política como éticamente en diversas latitudes- se asienta sobre principios que buscan situar las actividades humanas en el contexto de un sistema del cual el propio ser humano es parte, esto es, hacernos conscientes que vivimos en un mundo que en primer término cuenta con recursos limitados, por lo que no podemos mantener una lógica de disposición continua y permanente sobre él
Hemos de actuar precautoriamente en vistas de la promoción de un desarrollo que sea sustentable y que permita la mantención del propio ecosistema general que tanto seres humanos como naturaleza conformamos
Desde este punto de vista es necesario ir “contra la corriente” (haciendo eco de las campañas masivas del proyecto) atendiendo más allá del supuesto estatuto de renovable de las energías hidroeléctricas: la destrucción del entorno, asociada a la propia represa y las líneas de transmisión, no es precisamente renovable
Además es necesario hacernos cargo de otra cuestión: La con- © Bridget Besaw/ ILCP veniencia de adjudicar a capitales privados, y foráneos, los derechos de uso de los recursos naturales con los que cuenta el país
Igualmente resulta relevante considerar las transformaciones en el mercado energético que comportaría la instalación de HidroAysén
De materializarse el proyecto –como ya ha sido señalado por Juan Pablo Orrego en “El Mostrador”– se establecerían las bases de un claro monopolio de la generación y distribución de energía en el territorio nacional que estaría, además, en manos de capitales extranjeros
Lo anterior es relevante si atendemos a que, como es lógico, la inversión privada busca una rentabilidad que no necesariamente se encuentra alineada con el mejor interés de la población ni, tampoco, con el resguardo del entorno -valga en este punto recordar como ejemplo el caso de Celco en Valdivia
Hemos de ocuparnos de las incidencias de un proyecto como el de HidroAysén fijándonos no sólo en el proyecto particular sino poniendo en perspectiva qué dice respecto a nuestro modelo de desarrollo energético o, al menos, poniendo sobre la mesa la pregunta por la existencia de aquel modelo
Considerando lo anterior HydroAysén emerge como una clara señal de un modo de habitar el mundo no sólo irresponsable sino igualmente vetusto
Esto pues el proyecto es clara muestra de una percepción exacerbada del mundo como un espacio disponible, puesto ante nosotros para ser rentabilizado de la manera más conveniente a los intereses privados, que exaltan su riqueza amparados en el fundamento de lo que todo Estado moderno se enorgullece en resguardar: la propiedad
La propiedad, sin embargo, parece ser una cuestión que puede quedar puesta en entredicho cuando de recursos naturales se trata
Baste aquí sólo recordar la imagen de lo sucedido en Cochabamba, Bolivia, donde hasta las aguas lluvias fueron cedida a capitales privados, y nos sorprendíamos con imágenes de fuerzas policiales impidiendo a los ciudadanos bolivianos recolectar aguas lluvias pues éstas eran de propiedad del consorcio extranjero
La denominada “Guerra del agua” puede ser un horrible antecedente de lo que podemos llegar a enfrentar cuando la adjudicación de derechos de propiedad traspasa todo límite
¿Puede ser este el caso de HydroAysén? Ya hemos visto bastantes movimientos sociales en contra el proyecto, principalmente en defensa y apuntando a la puesta en valor de la Patagonia
Estos movimientos dan cuenta no sólo de un cuestionamiento al proyecto como tal, igualmente, de lo que puede suceder cuando decisiones estratégicas -como las relativas a energía- no cuentan con la suficiente legitimidad social
El rechazo al proyecto puede explicarse, igualmente, como respuesta a la inexcusable señal que HidroAysén entrega a Chile: con un proyecto de tal magnitud se reafirma el precedente respecto a la pésima forma en que estamos lidiando con recursos estratégicos del país
Teniendo en mente no sólo las consecuencias ecológicas del mismo, además muestra cómo seguimos entregando casi sin criterio nuestras riquezas al afán de unos pocos
La equidad y la justicia social que tanto se ansían en diversos ámbitos de la política debe, igualmente, tener un correlato en cómo afrontamos este tipo de proyectos
Eso es lo que se debe promover. Eso es lo que debemos exigir
clip_image018
© Jeff Foott/ ILCP
 

(6) Réquiem por Aysén

Por Carlos Oliva
Periodista
carlos@verdeseo.cl

Han transcurrido casi dos siglos desde la aparición de Hojas de hierba, de Walt Whitman, pero sus versos aún vibran con la fuerza de un monzón: ¿Cuál es el saldo de los cientos de años que hay entre nosotros? Sea lo que sea, ya no se aprovecha.

Yo también viví, y mío fue el Brooklyn de las amplias colinas,

Yo también anduve por las calles de Manhattan

y en las aguas que rodean a esta isla me bañé,

Y sentí esos curiosos cuestionamientos repentinos

El día en que la muchedumbre vino hacia mí, (…)

No es fácil volver a Whitman
Su pincel no restituye, sino que quema y aguijonea, más aún si contrastamos ese mundo con el orbe que hoy pisamos: un planeta donde los crepúsculos son cada vez más grises y el murmullo de los ríos más lamento que armonía
Pero el tema es complejo y va más allá de la pérdida natural de los dones de
la tierra con el paso de los años, o de las demandas de la poesía o del arte en general
El problema no es el hombre y sus demandas, sino la excusa del progreso que alimenta la boca de políticos y empresarios, de estadistas y monarcas, que disfrazan sus anhelos con la pátina del bien social
Más allá del Cambio Climático, más allá de la crisis energética, el conflicto con HidroAysén consiste en maquillar la ambición de unos pocos como la solución mesiánica de una amenaza transversal
Me basta con leer el historial de ENDESA y Colbún para pensar como Maquiavelo sobre el caso de Hierón: “de simple particular llegó a ser príncipe de Siracusa, y no debió su fortuna sino a haber sabido aprovecharse de una ocasión”
¿Cómo fiarse de esta noble oportunidad ofrecida por estas empresas? Lo suyo ha sido un negocio posibilitado por la resolución del Gobierno Militar de privatizar las aguas en el ’81, convirtiéndolas en un mero commodity, uno que a la vista del experto en derechos de agua de la Universidad de Arizona, Carlos Bauer, se trata de un bien harto complejo; esto, porque las características de este elemento impiden su total conversión en un bien transable: “Sin embargo, el Código de Agua chileno ha comoditizado los derechos de este elemento mucho más que en el Reino Unido, pese a las características que el agua tiene”
La excesiva concentración económica de ENDESEA y Colbún hizo que el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) las obligara a reducir su poder monopólico sobre los derechos de aguas en 2007 (ENDESA cuenta con el 80% de estos derechos en el país), para poder continuar con el proyecto de HidroAysén
Un negocio que no será el único de estas compañías, pues pretenden levantar más represas en el sur del país
Desde hace rato que la naturaleza se ha vuelto una esclava de los dictámenes del mercado, y esta vez no será la excepción
Sobre todo cuando advertimos que la mentada crisis energética es menos una amenaza nacional que un negocio de proporciones ligado a las grandes mineras del país, quienes consumen el 32% de la energía versus un 15% de consumo residencial
¿Por qué debemos asumir el costo de las represas y aunar nuestras necesidades con las de las grandes mineras, las mismas que han contaminado y secado el Loa, reduciendo una población como Quillagua a un mero recuerdo de tiempos whitmanianos? Que HidroAysén es el camino que cualquier país desarrollado hubiera seguido hace 50 años para resolver estos problemas hasta podría ser verdad
Pero los países del primer mundo también cuentan con leyes como el Wilderness Act o el Wild and Scenic Rivers Act, en EE.UU.: leyes que definen y protegen 37 mil km² de tierras naturales en el caso del primero, y blindan tanto a los ríos como a sus alrededores del potencial desarrollo que pudiera alterarlos, en el segundo
Ni el Pascua ni el Baker se secarán como el Loa, pero el sentido de lo natural, el espíritu de una comunidad será nuevamente pisoteado por la excusa de un progreso que progresa a medias, en un país que tasa y transa sus partes como un bien mercantil
Hace rato que el espíritu agoniza y con él la identidad de las distintas comunidades que habitan este planeta
Si Whitman es el vate nacional de Estados Unidos por antonomasia, y en cierta forma de América, lo es porque su canto aunó cierta necesidad de un continente por su identidad: una que la tierra proponía y que el rito definía con los vocablos del chamán, el profeta o el poeta quien, en palabras de Alfonso Reyes, “ve, al reverberar de la luna en la nieve de los volcanes, recortarse sobre el cielo el espectro de Doña Marina, acosada por la sombra del Flechador de estrellas; o sueña con el hacha de cobre en cuyo filo descansa el cielo; piensa que escucha, en el descampado, el llanto funesto de los mellizos que la diosa vestida de blanco lleva a las espaldas: no le neguemos la evocación, no desperdiciemos la leyenda”


 

clip_image022

(7) La lección de Tasmania

Por  Alejandra Mancilla
Periodista y licenciada en Filosofía
alejandra@verdeseo.cl
© Daniel Beltra/ ILCP

 

Hace 27 años tuvo lugar el fallo “Tasmania contra Commonwealth”, mediante el cual el Tribunal Supremo de Australia prohibió la construcción de una represa en el río Franklin, que prometía reactivar la economía de ese estado-isla a costa de inundar un biosistema único, declarado patrimonio natural de la humanidad por la UNESCO

 
A comienzos de los años ’80, la tasa de desempleo en Tasmania era de 10 por ciento (la más alta del país), y el gobierno liberal local junto a algunos grandes industriales y empresarios veían la construcción de la represa como la solución a todos los males
Contra ellos, los miembros del naciente Partido Verde y la Wilderness Society (Sociedad para la Protección de la Vida Silvestre), junto a una serie de grupos comunitarios y ciudadanos independientes, propusieron otro modelo de crecimiento: uno basado en el cuidado de sus paisajes naturales
Sumando al final el apoyo del Partido Laborista, los opositores al proyecto generaron la mayor campaña ambiental en la historia de ese país, argumentando que era inconstitucional, porque violaba tanto leyes nacionales como tratados internacionales suscritos por Australia
Tras cinco años de protestas, marchas pacíficas y difusión mediática, se anotaron un triunfo que hoy es un hito en la historia del derecho ambiental                                                                                                                      © Jeff Foott/ ILCP

imageNo puedo dejar de comparar este caso con el proyecto de construcción de cinco mega-represas en la Patagonia, que pretenden generar 2.750 MW (¡15 veces más que la represa Franklin!) para saciar la sed energética del Norte

Si en Tasmania al menos la energía producida iba a ser para consumo local, en Chile el plan es llevarla por una línea de transmisión de más de dos mil kilómetros, una de las más largas del planeta (¡y perdiendo 220 MW en el camino!)
Creo que los chilenos deberíamos hacernos conocidos por otros récords
Aquí van un par de lecciones del caso de Tasmania que hoy podrían ser de ayuda a quienes creemos que HidroAysén no es una alternativa viable
Es sabido que las conciencias de la mayoría no se ganan tanto con argumentos cuanto con mensajes impactantes, imágenes que no dejan a nadie incólume y jingles pegajosos que hacen cantar a todo el país a coro. Mediante un sólida campaña de comunicaciones, el movimiento de “No a las Represas en Tasmania” triunfó en todos estos frentes
Primero, se ganó el apoyo de intelectuales y personajes públicos que repitieron por todos los medios y con pasión lo que se perdería de llevarse a cabo el proyecto
Éstos ocuparon la primera línea en marchas, protestas y bloqueos de carreteras, terminando muchas veces en la cárcel (que en los momentos más críticos no daban abasto con tanto manifestante detenido)
Gracias a las generosas contribuciones de los convencidos, la campaña sonó también en las radios –“Deja fluir al río Franklin”–, pero sin duda lo que selló el destino a su favor fueron las espectaculares fotografías de Peter Dombrovskis: el río de aguas esmeralda bajando tranquilo por una garganta rocosa, rodeada de árboles milenarios medio escondidos en la niebla
“¿Votaría por un partido que quiere destruir esto?”, aparecía la pregunta más abajo
Pocos se habrían atrevido a decir que sí
Otro punto clave del éxito tasmano fue lograr convertir una campaña en un comienzo reducida a un estado a una que alcanzó a toda Australia
Se organizaron demostraciones en todo el país, se publicaron avisos en diarios locales y nacionales y se realizaron frecuentes encuestas de opinión para ir mostrando el creciente rechazo al proyecto
En tercer lugar, se entendió que la decisión final no era“técnica”, sino política
Más allá del frío análisis costo-beneficio, lo que estaba en juego era una visión de lo que los tasmanos querían ser
El Partido Verde y su fundador, Bob Brown, capitalizaron esta idea, y se convirtieron gracias a su éxito en actores cada vez más importantes en la escena política australiana: hoy los Verdes son parte de la coalición de gobierno, y Brown es uno de los senadores más populares
Por último, la campaña no fue de mera oposición, sino ante todo de propuesta: el No a la represa fue un Sí al turismo sustentable
Tres décadas después, se ve que la decisión fue acertada
Hoy éste es la segunda principal actividad económica y da trabajo a medio millón de tasmanos, generando mil millones de dólares anuales y atrayendo a casi un millón de visitantes (cercano a la mitad de los ingresos totales y del número de visitantes a nuestro país)
Además, Tasmania es actualmente el estado líder de Australia en producción de energía renovable, la que equivale a un 87 por ciento de su capacidad total
Ésta proviene del viento y de la hidroelectricidad (sí, de la hidroelectricidad, pero principalmente de centrales de pasada y de pequeña escala para uso local)                                                                                       
¿Cómo puede iluminarnos a los chilenos la experiencia tasmana? Creo que los argumentos de por qué No a Hidroaysén son contundentes: entre otros, que la opción que hoy se cree más barata será a mediano y largo plazo la más cara (e irreversible); que no es la única alternativa, porque tenemos sol, geotermia y viento en abundancia; que si beneficia a alguien, no es a los locales; y que un número creciente de estudios científicos muestran que las mega represas no son la energía limpia que claman ser.
La campaña “Patagonia sin Represas”, del Consejo para la Defensa de la Patagonia Chilena (CDP), los ha usado todos y ha hecho hasta aquí un trabajo encomiable, generado una voz potente por medio de Internet y de marchas por todo el país
En cuanto a las imágenes de la campaña, las reforzaría con otras imágenes de lo que realmente está en riesgo: las cinco mil hectáreas que efectivamente serían inundadas, el huemul que efectivamente perdería su hogar, el bosque por el cual efectivamente pasaría la línea de alta tensión
Menos metáfora y más realidad cruda, en suma
Frente a la feroz ofensiva comunicacional de HidroAysén y a las recientes denuncias de informes adulterados por organismos gubernamentales para favorecer el proyecto, creo por último que llegó la hora de “politizar” el tema, en el buen sentido de la palabra: convertirlo en debate nacional y no a puerta cerrada, exigirles a nuestros representantes en el Senado y en la Cámara que se pongan la camiseta a favor o en contra, pero que se la pongan, al menos para saber a quién darle el voto en las próximas elecciones; hacerle entender a la opinión pública que no hay que ser ambientalista para oponerse, sino simplemente contar con un poco de sentido común
Junto al No a las represas debe fortalecerse un Sí a visiones alternativas de desarrollo
Lo que está en juego no es sólo uno de los lugares más prístinos de Chile, sino del planeta. Conociendo los antecedentes, sólo una conclusión me parece posible:

Una Patagonia vale más que mil represas

 
REFERENCIAS DE LOS ARTÍCULOS
 
(1) Hidro Aysén, ¿una calle sin salida?
– Borregaard N, A Dufey y H Rudnick 2009 / Documento Técnico Evaluación de los Escenarios Eléctricos
Iniciativa Escenarios Energéticos 2010-2030 / Construyendo escenarios, innovando y rompiendo paradigmas: Discusiones hacia una visión energética-eléctrica para Chile / AEE, AVINA, FFLA, FCH, UAH, UC
-CNE 2008 / lítica Energética: Nuevos Lineamientos / Comisión Nacional de Energía, Santiago de Chile
– Dufey A / 2010 / Oportunidades y Barreras Domésticas a las Energías Limpias en Chile, IISD y Fundación Chile / Manitoba Cánada
http://www.iisd.org/pdf/2010/chile_energy_es.pdf
-European Commission (COM), 2008 / Commission Staff Working Document, Brussels, 57, 23 January 2008: http://ec.europa.eu/energy/climate_actions/doc/2008_res_working_document_en.pdf
-IEA 2009 Chile Energy Policy Review, International Energy Agency, Paris
(2) Vivir con menos energía ¿es posible?
Agencia Chilena de Eficiencia Energética: http://www.ppee.cl Fundación Ciudadano Responsable: http://www.ciudadanoresponsable.cl/ Carboneutral: http://www.carboneutral.cl/eco_tips_huella.php#
-Nota: Revise en internet ¿Cuál es el País que deseamos? Un análisis del futuro energético Chileno”, una clara presentación al respecto del ingeniero y experto en energías renovables, Roberto Román
(3) Nuestros Ríos, Nuestras Vidas
-1 En 1991 la Contraloría General de la República estimó en US$1.000 millones la pérdida patrimonial que significó al Estado chileno la privatización de ENDESA
-2 Argumento muy característico del discurso oportunista de los Chicago Boys, quienes no hacían sino representar los intereses de empresas e inversionistas interesados en enajenar bienes del Estado
(4) De mitos y Megawatts
-Hall S.R.Román, F. Cuevas, P- Sánchez / 2010 ( ¿Se necesitan las represas en la Patagonia? Análisis del futuro energético chileno / Ecosistemas / Santiago, Chile
http://www.terram.cl/images/cdp/estudio-patagonia-cdp.pdf Maresca SJ
-Fragmentos de una meditación sobre el poder / Primeras Jornadas Internacionales de Ética “No matarás” Facultad de Filosofía, Historia y Letras / Universidad del Salvador / Buenos Aires, 17, 18 y 19 de mayo del 2000
-PRIEN, UTFSM. 2008. / Aporte potencial de Energías Renovables No Convencionales y Eficiencia Energética al SIC / 2008-2025,/ Programa de Estudios e Investigaciones en Energía del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile y el Núcleo Milenio de Electrónica Industrial y Mecatrónica y Centro de Innovación en Energía de la Universidad Técnica Federico Santa María
-La Tercera / “El ambicioso tendido eléctrico que impulsa el gobierno para unir el norte y el sur” / La Tercera, 28 de Noviembre 2010 / En línea: http://www.latercera.com/noticia/negocios/2010/11/655- 310828-9-el-ambicioso-tendido-electrico-que-impulsa-el-gobierno- para-unir-el-norte-y-el.shtml
(5) Las libertades de la propiedad
Nota: La referida columna de Juan Pablo Orrego se publicó en el diario electrónico “El Mostrador” el 20 de Noviembre de 2010 y se encuentra disponible en este sitio web: http://www.elmostrador.cl/opinion/ 2010/11/20/de-barrancones-a-hidroaysen-a-un-paso/
(6) Réquiem por Aysén :
.Bauer, Carlos, Dams and Markets: Rivers and Electric Power in Chile, 2009.
-Maquiavelo, Nicolás, El príncipe, Capítulo IV.
-Reyes, Alfonso, Antología de Alfonso Reyes,“Visión de Anáhuac”, 1990, Fondo de Cultura Económica.
(7) La lección de Tasmania
http://alejandramancilla.wordpress.com
 
SOBRE LA PUBLICACIÓN
 
Todas las imágenes son propiedad intelectual de iLCP (International League of Conservation Photographers)
En 2010 la Liga Internacional de Fotógrafos por la Conservación (iLCP), una organización cuya misión es fomentar la conservación medioambiental y cultural a través de iniciativas comunicativas que apunten a la creación de contenidos y la diseminación del mensaje conservacionista a audiencias masivas, envió a cinco fotógrafos mundialmente reconocidos a la región de Aysén en Chile
El objetivo de esta Expedición Visual de Valoración Rápida (o RAVE, por su sigla en inglés), fue documentar el área a través de fotografías, videos, sonidos y palabras
Lo anterior en atención a producir un cuerpo de imágenes que ayude a campañas a frenar el desarrollo de cinco represas en dos de los ríos más silvestres en el mundo, ambos en la Patagonia chilena
Agradecemos la autorización para utilizar las fotografías tomadas por iLCP contenidas en esta publicación. Puedes encontrar más información sobre su excelente trabajo en el siguiente sitio web: http://www.ilcp.com/projects/patagonia-rave
Los textos de esta obra están bajo una licencia Creative Commons Atribución No Comercial 3.0 Chile. Puedes copiar, distribuir y exhibir los textos de la obra. No se pueden hacer usos comerciales de los textos de la obra. Es necesario darle crédito al autor original de la obra. Puedes encontrar más información sobre la licencia en: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/cl/
Si tú ya sabes acerca de lo que está pasando en Aysén te pedimos que hagas llegar esta publicación a alguien que aún no tenga información al respecto


Es importante que todos sepamos qué es lo que está pasando en nuestro país
Muchas gracias
La publicación original fue impresa en papel 100% reciclado
Esto implica que no hemos talado árboles para hacerte llegar nuestras ideas
 
ENLACE A LA FUENTE
http://verdeseo.cl/2011/04/26/siete-argumentos-para-una-patagonia-sin-represas/
 
ENLACE AL PDF ORIGINAL DE LA REVISTA
http://verdeseo.files.wordpress.com/2011/04/7-argumentos-para-una-patagonia-sin-represas.pdf
 
 

*Elcorreodiario Blog, es un espacio pluralista que pretende exponer las diferentes aristas que conforman una misma temática (en este caso Hidroaysen), no significando con ello que sus editores compartan las expresiones o ideas vertidas, siendo cada uno de los autores los únicos responsables.

 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s