(+) HIDROAYSEN O MEGA PLANTA SOLAR ALTERNATIVA EN ATACAMA


clip_image002Revista Capital / Reportajes y Entrevistas

Derecho a réplica

Artículo correspondiente al número 307 (26 de agosto al 8 de septiembre de 2011)

 

Mal cayó en HidroAysén la idea de Robert Kennedy Jr. de levantar una mega central solar en Atacama, capaz –a su juicio– de reemplazar la energía que aportarán las hidroeléctricas australes. Inconsistente, falso y absurdo, responde Daniel Fernández, su vicepresidente ejecutivo. A continuación explica las razones y dispara en contra de lo que califica como “partes interesadas”. Por Carla Sánchez M.; fotos, Verónica Ortiz.

“No tengo mucho tiempo”, es lo primero que advierte Daniel Fernández. Viene llegando de Cochrane y en poco rato más partirá rumbo a Viña del Mar a exponer ante los alumnos de una universidad. Desde que asumió como vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, hace más de un año, ha corrido verdaderas maratones para explicar lo que considera bondades de un proyecto que implica levantar cinco centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua.
¿No se agota de rebatir cada ataque?, le preguntamos. “Si alguien dice algo falso de tu proyecto, tienes que salir a desmentirlo”, afirma categórico este ingeniero. Esta vez lo hace para contestar a Robert Kennedy junior, quien en la reciente Edición Verde de Capital reveló sus planes de instalar una planta termosolar en el desierto de Atacama la que, a juicio del ecologista estadounidense, podría proveer de toda la energía que proyecta HidroAysén.

-¿Por qué decidió pedir esta entrevista?
-¿Yo la pedí?

-Sí.
-Más bien quería aclarar el planteamiento que hizo Robert Kennedy junior en la entrevista que dio a Capital en la edición anterior. Me parece bastante insólito que un señor que financia una campaña contra un proyecto (HidroAysén), ahora revele que en realidad es parte interesada, porque quiere reemplazar ese proyecto por otro solar en el desierto. Eso habla de las características de esta persona. Él ha reconocido que financia Patagonia Sin Represas y, por otro lado, dice que tiene un proyecto para sustituir HidroAysén. Eso me parece inaceptable, una falta de ética, sobre todo cuando se trata de alguien que viene del extranjero a hacer estas inversiones.

-Cuando conversamos con Kennedy nos dijo que él no financiaba Patagonia sin Represas, sino que más bien era rostro de la campaña a nivel internacional…
-Bueno, él dice eso, pero hay fondos de la Natural Resource Defense Council (NRDC) –ONG de la cual es abogado senior- que están registrados en el Tesoro Público estadounidense. Ellos lo que hacen es entregar fondos en cascada para que se pierda un poco la pista, pero al final se revela, porque el organismo obliga a las ONG –cosa que no ocurre en Chile– a mostrar el origen del financiamiento. Pero bueno, él reconoce que apoya.

-¿Eso es un conflicto de interés?
-Totalmente: él dice que tiene un negocio de paneles solares y, por otra parte, fi nancia, contribuye y participa en campañas contra HidroAysén. No son buenas prácticas.

-Cada vez que alguien dice algo en contra de HidroAysén usted sale a rebatirlo ¿Esa es la manera de hacerlo? ¿Le ha funcionado su estrategia?
-Lo que a nosotros nos ha funcionado es revelar que aquí hay mitología que se ha pretendido instalar y muchas veces no se sabe con qué intereses. Robert Kennedy junior sí los revela. Otro caso es el del señor Tompkins, que sí ha dicho que fi nancia campañas y cuya estrategia es bloquear el desarrollo de la región de Aysén a través de la creación de un parque que impida el paso de un camino porque esa región, a su juicio, tiene que ser reservada para la contemplación. También hemos salido a decir que esa es la estrategia de un ecologista profundo que pretende que no haya desarrollo en una región de Chile.

-La estrategia comunicacional de HidroAysén es más bien agresiva…
-No es que sea una estrategia comunicacional, es una obligación. Si alguien dice algo falso de tu proyecto tienes que salir a desmentirlo. Me parece bastante evidente.

-¿Se molesta más cuando las críticas vienen de afuera, de ambientalistas internacionales?

-No me molesto, me parece que es un doble estándar. Este señor Kennedy, además, ha sacado una declaración en Estados Unidos diciendo que prefi ere energía hidroeléctrica a los proyectos eólicos. ¿Por qué lo hace? Porque esas eólicas afectan la vista de su lugar de veraneo. En Estados Unidos tiene un discurso en inglés para afi rmar que las eólicas no le gustan y en Chile tiene un discurso en castellano para decir que las hidroeléctricas son malas. Eso es una inconsistencia completa. -Kennedy aseguró que no se trata del clásico Nimby (not in my backyard), sino que en la zona habían proyectos mejores, con un menor costo medioambiental y económico.

-Qué casualidad que cuando es frente a su casa se oponga y lo promueva en lugares lejanos donde ni siquiera los ve. -¿Conoce a Robert Kennedy junior personalmente?
-No, no tengo mucho interés en conocerlo. Yo simplemente reacciono a las falsedades que él dice sobre nuestro proyecto. La afi rmación de que se puede reemplazar con energía solar HidroAysén es completamente falsa.

-¿Cree que el proyecto de Kennedy es inviable?
-No sé si sea viable o no, supongo que si tiene inversionistas podrá ser factible. Lo que no se debe decir es que pueda reemplazar HidroAysén.

clip_image004-¿Por qué?
-Eso es una locura, completamente absurdo. Soy ingeniero civil, estudié estas cosas bien, pero como soy parte de un proyecto prefi ero citar al ingeniero civil José Vergara, con Phd en Ciencias del Clima y de la Atmósfera, que sostiene claramente que la energía solar tiene un factor planta (porcentaje de tiempo de operación) de un 25% o 30%, por el tema del día y noche, los días nublados y la efi ciencia. Necesitarías una potencia nominal instalada de 10 mil megawatts para generar la misma cantidad de energía que HidroAysén, y eso implica 116 millones de paneles fotovoltaicos, 925 toneladas, 45 mil hectáreas ocupadas… es decir, 8 veces HidroAysén. Además, el desierto de Atacama es una zona donde hay viento y se levanta polvo, por lo que tienes que limpiar los paneles porque no pueden estar sucios y no hay agua suficiente para ello.

-Pero él habla de otro tipo de paneles termosolares, no de las clásicas planchas fotovoltaicas…
-La termosolar consiste en una serie de paneles que concentran su energía en una torre; pero es lo mismo, esos espejos hay que limpiarlos. La termosolar es mucho más compleja que los paneles fotovoltaicos.

-Una de las cosas que plantea Kennedy en su proyecto es que el desierto de Atacama tiene la mejor luz del mundo…
-Maravilloso, que presente un Estudio de Impacto Ambiental y que haga el proyecto. ¿Cuál es el problema, si en Chile hay libertad de emprendimiento? Que vengan y lo hagan en vez de tirar voladores de luces para tratar de obstaculizar un proyecto y que el suyo sea más rentable en el futuro.

-¿Pretenden entablar alguna acción contra Kennedy?
-No, nosotros salimos a aclarar en el mismo medio que sus dichos son erróneos. Además, no menciona nada sobre la línea de transmisión. Claramente su proyecto de energía termosolar es un volador de luces. Si realmente hay una inversión, que la hagan y ahí veremos.

-Con respecto a la línea de transmisión, dice que su proyecto estaría más orientado a proveer de energía a la cercana industria minera, por lo que los requerimientos serían mínimos…
-Perfecto, eso es el Sistema Interconectado del Norte Grande, que está desconectado del SIC (Sistema Interconectado Central). Nuestra energía es para el SIC, para el 90% de los chilenos. Si él dice que reemplaza HidroAysén, ¿cómo abastece al 90% de los chilenos desde Atacama? ¿Cómo puede reemplazar HidroAysén un proyecto que es para las mineras versus el nuestro, que es para el 90% de la población? Es absurdo.

Torres esbeltas
El anuncio del presidente Sebastián Piñera en orden a construir una carretera pública eléctrica no enredó el puzzle para Daniel Fernández. Por ahora, HidroAysén sigue trabajando en la línea de transmisión como se ha planificado: 1.900 kilómetros desde Cochrane a Santiago y de corriente continua. Junto con ello estudian los efectos sobre el paisaje en la zona de Aysén y diseñan variantes que eviten la visibilidad de la línea desde algunos puntos. Para principios de 2012 tienen planificado presentar el Estudio de Impacto Ambiental. “Si entremedio lo de la carretera pública se aclara –porque la verdad es que hasta ahora, aparece como una idea– y puede ser útil al proyecto, ya veremos”, asegura el ejecutivo.

-¿No hay posibilidad de que en algunos tramos el cableado sea subterráneo?
-No, subterráneo es un lío: tienes que aislar un terreno, cortarle su conectividad, hacer una zanja bien profunda. Es malo para todos, para el medioambiente también. La verdad es que el impacto de la línea de transmisión es absolutamente mínimo. Chile está lleno de líneas de transmisión mucho más grandes e invasivas que ésta, que es una línea de corriente continua, con altura promedio de 49 metros. Es una torre esbelta.

-Mucha gente se sigue haciendo la pregunta si es realmente necesario HidroAysén.
-Si ves cualquier proyección de la Comisión Nacional de Energía y de la escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, dos fuentes súper confiables, ellos proyectan el crecimiento de la energía entre 5,5% y 6% anual a nivel país. El otro dato es que los países desarrollados han pasado ya por esta etapa y la correlación entre el crecimiento de la energía con el PGB es de uno a uno. Nosotros tenemos 4 mil kilowatts hora al año de consumo per cápita; los países desarrollados tienen 12 mil y hasta 16 mil. Es consustancial al desarrollo el crecimiento de la energía. Si creces al 6% vas a necesitar un crecimiento de la energía al 6%, al menos hasta que llegues a los 10 mil kilowatts hora al año por persona. Eso es duplicar o triplicar la matriz. Entonces en 10 o 15 años ¡se necesitan 4 o 5 Hidroysén! El resto será termoeléctrica, energías renovables, centrales chicas.

-En estos momentos, la agenda parece copada con el conflicto estudiantil. Pero una vez que se solucione seguramente van a volver las protestas contra HidroAysén. ¿Cómo se están preparando para ello?

-Yo soy ingeniero civil; eso se lo dejo a los analistas políticos. Nosotros sí vamos a perseverar en informarle a la gente objetivamente de qué se trata el proyecto.

-¿Viene, entonces, una segunda etapa de la campaña?
-Seguramente vamos a hacer una campaña explicativa que insista en los atributos del proyecto. Nosotros damos datos objetivos: cuando decimos el punto en el mapa, eso se mide. El tema de los paneles solares y eólicos es subjetivo.

-En este clima de mayor poder ciudadano, ¿cómo califica el rol del empresariado? ¿Los empresarios se han quedado atrás a la hora de responder a las críticas?
-No diría eso, pero sí señalaría que evidentemente las cosas han cambiado y que es súper necesario que un proyecto estratégico y de cierta envergadura parta con una comunicación proactiva, abierta, transparente. Hoy los proyectos tienen que hacerse de cara a una comunidad que tiene derecho a opinar. Si la gente no está conforme con las reglas del juego y los políticos tampoco lo están, bueno, cámbienlas por una vez. Pero lo que me parece increíble es que el Sistema de Evaluación Ambiental llame a participación sobre el reglamento en que se han dado los proyectos, que haya 70 personas que presentan observaciones y que nadie se interese sobre las reglas del juego. Entonces, después, ¿caso a caso vamos a reclamar si nos gusta o no? Eso no me parece serio. ¿Los inversionistas, en vez de hacer ingeniería y estudios de impacto ambiental, tienen entonces que hacer encuestas, contratar sociólogos?

-Pero quizás hay un problema con la institucionalidad…
-Pero si sacaron publicaciones, están los parlamentarios que saben los alcances del proyecto y están las ONG. Lo que pasa es que a las ONG no las financian para hacer observaciones al reglamento, sino que para oponerse a proyectos específicos sin revelar el origen de esos dineros.

-¿Cree que HidroAysén se materialice en el corto plazo?
-En el corto plazo no, porque aún no está decidido. El encargo que nosotros tenemos es llegar a 2014 con una aprobación ambiental, línea de transmisión, presupuesto de inversión y matriz de riesgo. Ahí los inversionistas van a decidir si siguen adelante o no con el proyecto, o si invitan a socios, o si la línea de transmisión la van a entregar en concesión. Si en 2014 se tomara la decisión de invertir, la primera central estaría operando en 2019 y la quinta, en 2025. Este es un proyecto que Chile se merece, desde el punto de vista de la ingeniería, del aporte energético, del mínimo impacto ambiental que tiene, a pesar de lo que dicen los opositores. Por lo tanto, se va a hacer tarde o temprano, porque es demasiado bueno. HidroAysén fue concebido en los años 40 por los ingenieros de Endesa y de la Corfo, es un proyecto demasiado trascendental para Chile.

Anuncios

Un comentario en “(+) HIDROAYSEN O MEGA PLANTA SOLAR ALTERNATIVA EN ATACAMA

  1. En mi opinion, la energia solar fotovoltaica RESIDENCIAL (EFVR) es una alternativa al proyecto HidroAysen debido a 3 factores principales:

    (1)El precio CIF de los paneles fotovoltaicos (FV) que ya ha bajado a US$800/KW.
    (2)Utiliza instalaciones (empalmes y lineas) ya existentes a costo CERO.
    (3)La Ley de la Generacion Residencial ya fue aprobada en el Congreso chileno.

    La evaluacion privada del proyecto (10% tasa de interes y 20 años de vida util), considerando las estadisticas de radiacion solar entre Puerto Montt y Copiapo disponibles en “IWEC Weather Files”, concluye un costo total de la EFR de US$80/MWH.

    En http://chilenos.info/wp/?p=7 propongo instalar sistemas fotovoltaicos (FV) en los techos y/o patios (50-60 m2) de UN MILLON DE HOGARES CHILENOS entre Puerto Montt y Copiapó (área del SIC). Sus ventajas serian las siguientes:

    -Participación y Beneficio Monetario Ciudadano Directo de 1.000.000 de CHILENOS.
    -Desarrollo gradual y trabajo para cientos de instaladores y tecnicos chilenos.
    -Utiliza CERO ESPACIO exclusivo porque los paneles se instalan en techos y patios.
    -NO HAY LÍNEA ni pérdidas de transmisión ni fallas del SIC por desconexion.
    -Beneficios economicos para las empresas distribuidoras (por menores pérdidas).
    -Calidad de potencia y CONTROLABILIDAD DE SERVICIO SUPERIOR.
    -Bajos costos de operación y mantenimiento.
    -Plazo de reemplazo para duplicar eficiencia: 5 años
    -Plazo de reemplazo para duplicar factor de carga: 10 años.

    Atte.,
    Eduardo Lucero
    @entropiachile

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s