COBRANZAS JUDICIALES Y AMENAZAS DE EMBARGO DE INDAP


 

DSC_8180

Promesas de cambio

no han alcanzado a INDAP   

Por Mario Navarro

Concejal de Navidad

 

El tiempo no pasa en vano. Es capaz de lograr cambios importantes en las instituciones y en quienes las dirigen. Hasta hace poco yo creía a “pies juntilla” esa afirmación; pero tengo que reconocer que me he equivocado, rotundamente, en cuanto a lo que fue, ha sido y continua siendo la política empleada en el Instituto de Desarrollo Agropecuario, más conocido como INDAP.-

Hace pocos días, a mí, y a otros agricultores nos llegaron cobranzas judiciales y amenazas de embargo. Estamos en mora, desde hace muchos años, por las deudas que contrajimos con INDAP, cuando se echó a andar en Navidad, el  Programa de Desarrollo de las Comunas Pobres PRODECOP, ideado por  magníficos “cerebros”,  o “cabezas de huevo” que asesoraban el agro, durante los gobiernos de la Concertación. El Programa, con el aporte del Banco Mundial y el Gobierno impulsaba, como Plan Piloto, ese experimento, para promover el desarrollo de las pequeñas economías campesinas.-

Todos los que nos creímos el cuento recibimos un crédito subsidiado de parte de PRODECOP. Hay que reconocer que representaba un gran esfuerzo ya que, por primera vez, los créditos y los subsidios fueron masivos y llegaron a todos quiénes (entre los que me incluyo), nunca hasta entonces, habíamos recibido ni siquiera las migajas de lo que se daba en llamar “el chorreo”.

La casi totalidad de los proyectos Prodecop fracasaron

Como se sabe, la inmensa mayoría, por no decir todos, los proyectos fracasaron. Las cosas no se hicieron bien. No se partió, por realizar un estudio previo de los suelos, del clima, de la cuantía del agua, de la posible producción y las formas de asegurar su comercialización.-

A los profesionales y técnicos que nos enviaron para atendernos les interesaba, más que el Programa mismo, que cada uno de nosotros se encalillara y lo lograron. La necesidad que tiene cara de hereje, nos llevó a nosotros a aceptar, sin más ni más, esos encantadores ofrecimientos.-

Según esos técnicos y profesionales, con la plantación de árboles frutales y viñas, las crianzas de aves, abejas y ovejas, la plantación de árboles forestales, la siembra de praderas artificiales y la creación de empresas de agregación de valor, más el empleo de nuevas tecnologías, alcanzaríamos un crecimiento sustancial de nuestras economías y , por tanto, una mejor calidad de vida. Estas  y otras motivaciones nos llevaron a aceptar los créditos subsidiados. Aparecían como muy llamativos, muy convenientes y por eso, confieso, no tuvieron que hacer muchos esfuerzos para convencernos.-

Veíamos, clarito, que el trigo, las lentejas, los garbanzos, las arvejas, que eran nuestros cultivos tradicionales y que apenas nos daban para subsistir, ” a medio morir saltando”, serían reemplazados por estas nuevas culturas que, a pocos años, no sólo cambiarían el paisaje de nuestra comuna sino, lo más importante, mejorarían nuestra precaria situación económica.-

No nos imaginamos, jamás, que los créditos, rebajados por los subsidios, iban a crecer tanto con los intereses y las U.F. que, al final, íbamos a tener que pagarlos con cualquier plata, menos con la plata de una producción y comercialización que no conocimos nunca.

Sólo se salvó uno que otro proyecto, de los que implementaron la crianza de ganado ovino y alguno que aceptó criar abejas. El resto, los que plantamos frutales o viñas, o los que creamos empresas de agregación de valor – que fuimos la inmensa mayoría – nos pusimos solitos la soga al cuello aunque  hicimos esfuerzos sobrehumanos para poder pagar, vendiendo animales de labranza, talando bosques que existían antes de los proyectos, o por ultimo echando mano a modestas pensiones asistenciales, o a cualquier otro dinero que, ocasionalmente, llegaba a nuestras manos. Yo mismo en los dos primeros  años pagué unos 700.000 pesos con el propósito de achicar mi deuda.-

Sin embargo con la “ayuda” que nos prestaron a través de  PRODECOP , hay que reconocer que se produjo un cambio sustancial en nuestras vidas : ERAMOS CAMPESINOS POBRES  SIN DEUDAS Y CONTINUAMOS SIENDO POBRES ; PERO, AHORA, ENDEUDADOS.-

¿Qué hicimos para tratar de cambiar nuestra situación ?

Ya en Julio de 2003, le advertíamos al Gobierno, en carta dirigida al Sr. Presidente de la República de la época, don Ricardo Lagos Escobar, que la cuerda no daba para más y que pensábamos, seriamente, cesar nuestros pagos. Así, sencillamente, no pagar más y afrontar la situación, tratando de convencer al Gobierno con los argumentos que habíamos esgrimido, de distintas maneras, a todos quiénes nos debían escuchar : concejales, Alcalde, Gobernador, Intendente, Jefe de Area de INDAP, Directores Regional y Nacional de INDAP, jefes comunal, regional y nacional de PRODECOP, parlamentarios de la Región. Cartas, Fax, entrevistas, reuniones en que insistimos y reiteramos lo que desesperados, pusimos en conocimiento del Presidente de la República, repito, en Julio de 2003.-

Si el Presidente, hubiera ordenado investigar, como se lo solicitamos, se habría podido constatar, que en Julio de 2003, algunos ya habían pagado sus créditos, otros se encontraban al día o con los pagos adelantados y sólo unos pocos se encontraban en mora; pero si la investigación se hubiera hecho, a fondo, también se habría constatado, que ello se debía a la dignidad y al pundonor de los campesinos, que no nos gusta vivir endeudados, ni morosos.-  Porque, repito, la plata con que se pagaba salió de cualquier parte, menos de los proyectos que, en su inmensa mayoría, fracasaron .-

La única solución, entonces y ahora ¡CONDONACIÓN TOTAL!

Hubo conciencia, en nosotros y en muchos de los que nos escucharon que la única solución viable, en esos momentos, era la CONDONACION TOTAL de nuestras deudas con el INDAP y el PRODECOP. Esa fue la posición, por ejemplo, expresada públicamente, en un Acto con 600 campesinos, realizado en Pichilemu el 3 de Abril de 2003. (De Navidad participamos 190).-

¿Pero; era la única.?Es posible. Pero nosotros  no nos negábamos a buscar otras  y así se lo pedíamos al Presidente : un Programa Especial de Empleo para los campesinos de nuestra comuna, que se encontraban endeudados con el INDAP y que quisieran trabajar y estuvieran dispuestos a aceptar que se les descontara un porcentaje de sus remuneraciones, para paliar esas deudas. Pero no hubo respuesta de don Ricardo Lagos, ni menos de sus subalternos.-

Estuvimos por aceptar otras soluciones sociales y no negamos, en ningún momento, que nosotros también fuimos responsables de lo que sucedía, por habernos creído el cuento. Pero nos parecía inmoral y a mí me sigue pareciendo inmoral que tuviéramos que seguir pagando por proyectos que eran una experimentación y que por malos cálculos de los profesionales y los técnicos  que nos habían enviado, para asesorarnos, fracasaron, resultando nosotros los únicos perjudicados.-

Por lo mismo no nos pareció adecuado que, cuando no habíamos podido pagar a tiempo, o nos habíamos puesto en mora, se nos amenazara con llevarnos a la justicia, o con embargar nuestras tierras y animales.

Ni tampoco aceptamos que,como ahora lo hizo “LA POLAR”, sin nuestro acuerdo se renegociara y nos obligaran a declarar en prenda algunos de nuestros escasos bienes.-

Por eso aunque no nos gustaba como solución, al final tuvimos que aceptar el llamado “castigo contable” consistente en reducir nuestra deuda a UN PESO y cuando quisiéramos pagarlo se nos actualizaría el total de la deuda. Los más tuvimos que aceptar ese castigo, que nos dejaba fuera del INDAP y, por tanto, sin derecho a ningún beneficio y por eso que ahora nos sorprenden , con este doble castigo, cuando nos notifican con cobranzas judiciales y de nuevo nos amenazan de embargo a mí y a otros campesinos. 

Pareciera que el nuevo Director Regional de INDAP y el nuevo SEREMI de Agricultura, don Mauricio Donoso, no conocieran lo que les estoy denunciando.

O la política del INDAP, como ha sido tradicional, seguirá siendo la misma, CONTINUISTA E INMUTABLE, a pesar de los CAMBIOS que se prometieron  a los campesinos y a todos los ciudadanos de Chile.

CAMBIOS que, al menos yo, no observo por ninguna parte. Y si de verdad quieren que haya un CAMBIO y que se note, ahora se lo pedimos al nuevo Presidente de la República: que ordene LA CONDONACION TOTAL DE NUESTRAS DEUDAS y, de una vez por todas, dé por terminada la nefasta política de la Concertación, en el INDAP, con su famoso PRODECOP FRACASADO.-

Anuncios

Un comentario en “COBRANZAS JUDICIALES Y AMENAZAS DE EMBARGO DE INDAP

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s