UN PUEBLITO LLAMADO MATANZAS



Matanzas 1940

Esta es una narración a partir del conocimiento y de la memoria de su prolífico autor. Existen pocos tratados históricos sobre los orígenes de esta tierra por lo que es difícil de cribar lo estrictamente cierto, de lo probable y de lo netamente ficticio y que a través de la tradición oral muchos conocen y no dudan en dar por cierto. Lo que si es cierto es la vocación de investigador de este ingeniero civil que ya retirado, disfruta recopilando antecedentes de su terruño natal.

sepulveda 10 Por Sergio Sepúlveda Cepeda

La Comuna de Navidad – con su capital, el Pueblo de Navidad – ubicada en la Sexta Región (Libertador Bernardo O’Higgins) de la República de Chile en Sud América, tiene entre sus varios poblados y localidades un pequeño lugar llamado “Matanzas”.

En la antigüedad cuando era habitado por indígenas picunches que cayeron también bajo la dominación del imperio de los incas del Perú, esa localidad respondía a la denominación de “Mapulame” palabra que significaba, en el léxico local mapuche o mapudungún, lugar de muchos lobos marinos. Pasados los años y bajo la conquista del reino de España, el lugar en referencia, cambió su nombre por el de”Matanzas”. Esto se produjo en atención a que llegaban allí grandes manadas de animales que una vez faenados y sus carnes secadas con el aire marino eran compradas, juntas con otros productos agrícolas, por comerciantes venidos en barcos que se atracaban a la costa para cargar esas mercaderías y llevarlas al extranjero.

Después de la Colonia o período de colonización de Chile por los españoles y ya conquistada la independencia de nuestra Patria, el pueblo de “Matanzas” fue un pequeño puerto de la provincia de Colchagua, absorbido con el tiempo por San Antonio en razón de que ahí había una mejor bahía y una distancia mucho menor con Santiago, la capital de Chile. Además,”Matanzas” fue cabecera de la comuna autónoma y del mismo nombre fundada el 22 de Diciembre de 1891, comuna que una vez creada y puesta en marcha, fue nombrado su primer alcalde mi padre don José Jesús Sepúlveda Soto, joven de 20 a 21 años en aquel tiempo. Desde un principio la Municipalidad no se financió pasando en 1927, después de 36 años a integrarse a la de Rosario de Lo Solís hoy en día de Litueche. Permaneció allí cautiva durante 9 años y que con los requerimientos de los habitantes volviera en 1936 bajo el nombre de comuna de Navidad.

En la actualidad el pueblito de “Matanzas” es un paraíso escondido que los jóvenes amantes del windsurf tratan de mantenerlo secreto. Ellos vienen con sus tablas y se deslizan cual el viento encima de la cresta de enormes olas las que furiosas al verse montadas por los humanos, tratan de hundirlos para arrojarlos al fondo y revolcarlos en sus arenas. Sólo logran tumbar a los inexpertos, mientras los haces vuelan sobre las espumas, rugen alegres, triunfantes, brillantes como si estuvieran en el monte Olimpo el nido de los dioses griegos en tiempos de la historia antigua de la humanidad. Las olas braman, brincan y corcovean. Ellas vienen y van, y vuelven a venir repitiendo incansablemente este ciclo, siendo siempre dominadas por esta juventud sagaz, perspicaz que con habilidad y astucia las montan y montan y las vuelven a montar bajo un sol caliente de “Matanzas”. Arriba sobre sus caballos o tablas las jinetean buscando las olas más grandes hasta cansarse de la lucha por ese gozo enloquecedor. Ya terminado el día, regresan a sus casas comentando. ¡No me perdí ninguna! Dice alguien, mientras que otro agrega: “hay días que las olas en Matanzas” son las más grandes del Mundo. Pero, no falta el que aconseja diciendo: ¡Cuidado con echar a volar la perdiz porque esto, se perdería! — Esto, es sólo para nosotros — dice un rubio, pecoso y grandote con cara de gringo. Por último ya se han ido, el mar vuelve a la calma, la soledad lo invade de nuevo y el agua mansa sólo besa con sus olas los pies descalzos de los pescadores y mariscadores del lugar.

Pero, “Matanzas” es mucho más que un paraíso marítimo disfrutado por los surfistas. Allí un hombre con su mujer recorren las solitarias playas, caminan por sus cerros que verdeguean y florecen en primavera, compitiendo con el azul del océano gigante. Pasean por los bosques, montes y quebradas que duermen enteramente tranquilas y silenciosas. Beben de las vertientes donde también sacian la sed los pajarillos y animalitos salvajes de la zona. Consumen sedientos el agua más limpia, pura, y cristalina que va quedando en este planeta tierra. Si una pareja de enamorados, penetra esta adormecida geografía, la cruza, registran los montes, exploran los bosques, trajinan las quebradas, traquetean por los valles, disfrutan de esos campos, se desplazan en el ambiente cubiertos por el viento el sol, el silencio y la soledad, todos ellos en conjunto se prestan gustosos en acoger al joven y a la joven que se aman enteramente.

También existe en “Matanzas” la famosa piedra de la Sirena con su antigua, vieja y desteñida historia en que un pescador amó apasionadamente a un ser que tenía hermoso rostro de mujer con cuerpo de pez. Como toda tragedia el cuento termina sellado con un suceso mortal. El pescador tratando de abrazar, una vez más, a ese bello animal cae desde la roca al mar siendo envuelto y enrollado por las furiosas olas que lo azotan contra la piedra dándole una muerte sin piedad por transgredir las reglas del amor humano impuestas por la naturaleza de la creación divina, amor sexual único y válido que corresponde al hombre con su mujer. Amar en la piedra de la Sirena, es sublime. Allí los golpes de las olas que azotan la roca salpicando con agua el rostro de los amantes. Los sentimientos y atracciones son extraordinariamente más fuertes, y el cariño es tremendamente intenso. Los deseos del amor profundo son, totalmente desconcentrados y actúan bajo los testigos únicos del sol, del viento y del mar recibidos ellos, como regalos de la Creación además de la protección del Creador Supremo que como sean las cosas siempre ama y cuida a sus hijos que dispersos por el mundo, quieren salvar sus almas.

COMPLEMENTO GRÁFICO DE LA NARRACIÓN

Por Salvador Pérez

Un pequeño recorrido fotográfico a través de la historia narrada en el relato precedente, es lo que se presenta a continuación. Las imágenes históricas desconozco su autor o propietarios actuales.

Las fotografías originales por encontrarse en un notable más estado fueron optimizadas digitalmente para su mejor presentación.

Familia en Matanzas 1940

Retrato de familia tomada hacia 1930  en la playa de Matanzas. Detrás puede apreciarse el antiguo muelle con algunos paseantes sobre su superficie.

Matanzas 1930 

Matanzas hacia 1920, Puede apreciarse el antiguo muelle todavía operativo en esa época. Puede apreciarse, también, un fraile franciscano en la loma situada sobre lo que ahora es el complejo turístico OMZ (Olas de Matanzas)

Matanzas 1940

Matanzas hacia 1940.

1- Seminario franciscano desde 1909, vigente hasta 1956, antes Gobernación y Aduana, que fue destruido por el terremoto de 1985– Actualmente se emplaza el Hotel Surazo

2- Calle principal de no más de 500 m (desde estero hasta actual JJVV) actual Av. Carlos Ibáñez del Campo

3 Viviendas adosadas de trabajadores. Junto al estero hoy existe un minimercado.

4 Camino que unía Matanzas con Centinela. No existía camino costero. Este camino agrupaba algunas tabernas portuarias como la famosa “Taberna del Firfilén”

5 Bodega. Aproximadamente donde se encuentra hoy la Junta de Vecinos.

6- Estero Matanzas

7- Loma desde donde se tomó la fotografía. Ahora aquí se emplaza el Hotel Olas de Matanzas.

matanzas 1950 

Matanzas hacia 1950

Matanzas 1960 

Una imagen de Matanzas de 1960 aproximadamente, tomada desde el entonces baldío cerro y que ahora se encuentra copado de cabañas, estilo “caja de fósforos” que impuso el arquitecto avecindado en Matanzas, Felipe Wedeles.

Matanzas 2013 

Matanzas actualmente se extiende desde donde comienza el camino a Lagunillas al Sur, hasta el cruce con el camino a Centinela al Norte.

 

WindSurf 

El deporte ha sustituido al comercio en Matanzas.

Antiguo muelle

Restos del antiguo muelle, con la popular Piedra de La Sirena al fondo.

Matanzas Norte 

Las antiguas bodegas, entonces dispuestas a orillas de playa, hoy fueron sustituidas por coloridas y modernas cabañas playeras.

Matanzas Paseo 2012 

El moderno Paseo entrega una dimensión de progreso a la actual Matanzas, pueblito costero que hasta hace unos diez años mostraba una decadente imagen.

Matanzas WindSurf

El surf y el windsurf colocaron el nombre de Matanzas y de la comuna en el mundo. El hoy importante “spot” internacional concentra durante todo el año la visita de los más renombrados “riders” del widsurf y desde hace algún tiempo, también del kitesurf.

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

La bibliografía utilizada se centra especialmente en el libro

“De Rapel a Topocalma” del Dr. Edgardo Cabello Branott / RIL Editores / 2002

También se efectuaron algunas consultas al Responsable del Museo Municipal de Navidad, experto recopilador de la historia local Roque Venegas el que por cierto está a punto de publicar una obra sobre el tema.

En cuanto a las fotografías históricas desconocemos su procedencia, ni autores y/o propietarios actuales de los originales. Como referencia decir que se utilizó el libro del Dr. Cabello en el que se incluyen estas, aunque en este tampoco se especifica su procedencia.

Sabemos de forma imprecisa que algunas las prestó para el libro Juan Pablo Cruz, otras lo hizo el mismo Roque Venegas y otras eran propiedad del autor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s