¿AMERITA LA REMOCIÓN DE RODRIGO SOTO? Haciendo de abogado del diablo (1)


—-

No es que esté adjetivando al administrador municipal como demoníaco, simplemente utilizo una figura estilística como anticipo del artículo, que sólo pretende hacer justicia, o mejor dicho, interpretar la legalidad, independientemente de quien resulte beneficiado.

Por Salvador Pérez
Editor El Correo Diario

REMOVIDO DEL CARGO ADMINISTRADOR MUNICIPAL DE NAVIDAD

Este fue el titular que hoy exhibió un medio de Pichilemu, sin duda alentado por la sentencia, caliente todavía, (31 de agosto) de la corte de apelaciones de Rancagua, rechazando argumentos de Rodrigo Soto.

Si nos basamos en este titular podría parecer que le queda poco tiempo en su cargo de administrador municipal a Rodrigo Soto, aunque por los antecedentes considerados y expuestos a continuación no parece algo inminente.

Primero debe pronunciarse Contraloría sobre la procedencia del acuerdo adoptado por el concejo sobre el particular, debido a que una mayoría simple del concejo consiguió unirse para solicitar esta destitución o remoción, pero lo que está en cuestión es si realmente es el tipo de mayoría que prevé la ley, lo que la sentencia de la corte de apelaciones no considera en profundidad o bien da por hecho que esta mayoría fue la correctamente adoptada.

Por otro lado discurre el motivo argumentado por los concejales acusadores que responsabilizan a Rodrigo Soto por haber cobrado irregularmente un bono de desempeño del Programa de Mejoramiento Progresivo de la Calidad de la Gestión Municipal, (PMG) irregularidad que ya fue confirmada por contraloría, y que posiblemente le obligue a devolver la suma recibida.

Lo que no queda clara es su grado de responsabilidad en la irregularidad, ya que entre sus obligaciones está la firma de cheques pero no la planilla que los justifica así como la revisión de los orígenes de los montos. Por lo que dependiendo de lo que dictamine Contraloría tampoco estaríamos hablando de un ilícito imputable al administrador, como “de tomarse atribuciones que no le corresponden” según lo califican los concejales acusadores.

QUORUM; CUANTOS MIEMBROS DEL CONCEJO SIGNIFICAN

En relación al primer punto referente al quorum necesario para remover al administrador municipal observaremos que la ley define: dos tercios de los miembros del concejo en ejercicio.

Y sobre quienes forman parte del concejo con derecho a voto la Contarloría ha emitido numerosas resoluciones al respecto.

 “A juicio de esta Contraloría General los criterios contenidos en esa jurisprudencia para sostener que el voto del alcalde debe ser considerado en el quorum general enunciado, resultan aplicables (…) La ley 18.695 le confiere al alcalde expresamente el derecho a votar en el concejo, derecho que al no haber sido limitado por el artículo 30, no puede admitirse que lo sea por vía interpretativa.

Fuente: Contraloría ratificó que el voto del alcalde tiene validez para impedir la remoción del administrador municipal 

Por lo que podemos concluir que el quorum exigido es de dos tercios… pero…

En el caso del Concejo de Navidad ¿CUÁL ES LA CIFRA QUE CUMPLE CON EL QUORUM? 

Veamos, en el nuevo escenario, el Concejo Municipal está compuesto por 7 integrantes (seis concejales + el alcalde) por lo que cambia el resultado previsto inicialmente.

El resultado de 2/3 de 7 miembros es 4.66, por lo tanto el quorum adecuado sería 5 y no 4, lo que se confirma en un caso similar sucedido en Casablanca y confirmado por Contraloría el pasado año.

Fuente: Quórum o no quórum Municipalidad de Casablanca 

Considerando que debieron votar 7 y que el resultado de la votación fue de 4 a favor de la remoción 2 en contra y el alcalde ausente, estamos ante un acuerdo tomado con quorum insuficiente, por lo tanto inválido…. ¿NO?

¿PUEDE QUE EL PAGO DEL BONO NO CORRESPONDA, PERO ES RESPONSABLE DE ESE PAGO EL ADMINISTRADOR MUNICIPAL?

En relación a la responsabilidad del cobro, si se demuestra que esta responsabilidad no formaba parte de sus funciones, tampoco estaríamos ante un hecho punible que amerite y justifique la toma de decisión adoptada por los concejales y esgrimida como motivo para la solicitud de remoción del administrador municipal.

Por consiguiente si este fuera el escenario deducible del informe de Contraloría “tendríamos “diablo” para rato, (ver título) hasta el momento que el alcalde por si mismo o los concejales, en número suficiente al quorum exigido por la ley lo consigan remover.

Posiblemente los concejales acusadores conocen lo expuesto, pero sin duda ya en carrera electoral, aman los fuegos de artificio que acogen sin ningún empacho algunos medios, ávidos de sensacionalismo y sin capacidad de análisis.

(*) El término ABOGADO DEL DIABLO se aplica por extensión a personas que defienden 
una posición en la que no necesariamente creen, o a quienes presentan a otro 
debatiente un argumento contra una posición en la que sí creen. Este proceso 
permite comprobar la calidad del argumento original e identificar las debilidades 
de su defensa.

NOTA DE PERIÓDICO EL MARINO

SENTENCIA DE LA CORTE DE APELACIONES (Extracto)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s