DOS TERCIOS DE LOS CONCEJALES EN EJERCICIO Haciendo de abogado del diablo (2)



Y EL ALCALDE VOTA CHICO

SOBRE COMPETENCIA DE ALCALDE EN REMOCIÓN DE ADMINISTRADOR

Tiempo costos y frustración generan discrepancias entre Contraloría y Justicia, relacionadas con la factibilidad del voto del alcalde, cuando Concejo pretende destituir a administrador municipal

Este es un caso ejemplar para ilustrar el criterio de que lo justo y lo legal, no siempre van de la mano… Por ello los “buenos” abogados son inalcanzables para el mortal común.

Salvador Pérez
Editor Periódico El Correo – Navidad

En Navidad tenemos uno de estos casos al que podríamos tildar como de “perverso”, en su sentido etimológico, referente a “cambio” o “inversión” de lo pretendido, pues en cierto modo socava los derechos de los ciudadanos a disponer de justicia al alcance de todos.

Un caso que incluye una normativa confusa, como el reglamento del concejal (1), que a pesar de generar problemas desde que entró en vigor, no ha sido modificada, generando a lo largo de los años y por todo el país múltiples requerimientos a Contraloría, que en algunos casos han terminado en tribunales.

LA FRASE EN DISCORDIA “…dos tercios de los concejales en ejercicio”

El problema es que la interpretación de una simple frase, enfrenta contradictoriamente a Contraloría y a la Corte Suprema por lo que numerosos concejales, municipios y administradores, pierden su tiempo y el de sus vecinos, en costosos y desgastantes procesos, como sucede actualmente en nuestra comuna.

Lo aparentemente justo sería que las indicaciones de Contraloría fueran sentando precedente (jurisprudencia), ahorrando a la ciudadanía tiempo, dinero y frustración.

En el supuesto de que se discrepe del criterio del órgano contralor, siempre queda la justicia ordinaria y al final la sentencia de la Corte Suprema, la que prevalecerá sobre cualquier otro dictamen o criterio.

Contraloría, por tanto, podría asumir dicha sentencia, sentando jurisprudencia, no siendo así actualmente, ya que el ente contralor puede ignorar,  las discrepancias y sentencias contrarias de tribunales, manteniendo sus dictámenes a lo largo del tiempo, argumentando que estas sentencias afectan sólo a los hechos y participantes en el litigio juzgado (5).

Por ello podríamos calificar de perverso al proceso de normalización de discrepancias legales de los organismos del estado en general y de los municipios en particular.

Recientemente presentamos otro de estos casos perversos (2), relacionado con el proceso a seguir por un automovilista cuando las obras de reparación de una calle. resultan inadecuadamente señalizadas y provocan daños a un vehículo.

Si bien la legislación deja clara la responsabilidad del municipio, por no haber señalizado convenientemente el obstáculo que provocó el incidente, generalmente las municipalidades obligan al ciudadano afectado a recurrir a la justicia ordinaria interponiendo una demanda contra estos, obligando a enfrentar costos de abogado, así como tiempo y energías requeridos, camino que finalmente pocos toman, revirtiéndose el principio básico de igualdad ante la justicia.

Retomando la pretensión de una mayoría del concejo, presentamos un ejemplo similar, que se inició en la Unión (Valdivia) en 2006 con la remoción del Administrador Municipal por el Concejo Municipal que fue cuestionado por el afectado, pronunciándose primero Contraloría (3), dándole la razón al demandante, pero luego ya en 2011 sentenció de forma contraria la Corte de Apelaciones de Valdivia ( y finalmente resolvió ya en 2013, la Corte Suprema (4) reafirmando la pertinencia legal de la cesación del entonces administrador municipal.

A pesar de haber mantenido un criterio contradictorio con el sentenciado, Contraloría al recibir consulta de la Asociación Chilena de Municipalidades (5), sobre el particular, reafirmó su criterio inicial desatendiendo al de la Corte Suprema…

Conclusión: Lo que determine Contraloría puede revertirse a través de tribunales, imperando los criterios de estos, pero a un alto costo de tiempo y recursos, como habrán observado a través de los ejemplos, por lo que antes de comenzar debe plantearse si es pertinente y asumible que termine el caso en la justicia ordinaria, ya que mientras el litigio sigue su curso, en este caso el administrador municipal podrá mantenerse en su puesto.

LINK REFERENCIADOS

(1) Reglamento del Concejal

(2) Municipio responsable de accidentes por calles en mal estado – Nadie reclama por costoso

(3) Comentario del dictamen de Contraloría 

(4) Sentencia de la Corte Suprema

(5) Dictamen de Contraloría a solicitud de Asociación Chilena de Municipalidades – 2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s