LA + POPULAR DE LAS FARMACIAS ¿Y en Navidad cuándo?


COLUMNA YURI FARMACIAS 2

TEXTO COMPLETO

La columna
Yuri Muñoz
La Farmacia + popular

Una solución que cuenta con aceptación política transversal

Ante el abuso, evidente, de los precios de los medicamentos, por parte de las farmacias, surgió la necesidad de buscar una solución para los aquejados de enfermedades crónicas o catastróficas, así como los adultos mayores, a los que no les alcanza con su pensión. El alcalde de Recoleta Daniel Jadue, dio en el clavo, sorprendiendo a todos, con la creación de la primera farmacia popular.

Según el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad San Sebastián, una de cada tres personas que toman remedios no puede mantener su tratamiento y la mitad de ellos asegura que es por falta de recursos.

El 15 de octubre de 2015, se inauguró la primera farmacia municipal de Chile, en Recoleta, contando con el respaldo del Instituto de Salud Pública (I.S.P.).

Esta iniciativa permite a los vecinos ahorrar hasta un 70% de su valor habitual en las farmacias comerciales, a través de un sistema de subvención, o bien comprando a los laboratorios nacionales directamente, o importándolos desde el extranjero.
Contraloría ya dictaminó la legalidad de las farmacias populares, al resolver la solicitud de la Municipalidad de Panguipulli el 23 de febrero pasado. Concretando que debe efectuarse a través de la farmacia del consultorio municipal, aunque no necesariamente dentro del mismo, debiendo estar, el beneficiario, inscrito para poder adquirir los remedios.

O sea, queda claro que la Farmacia Popular debe pertenecer al establecimiento municipal de Atención Primaria de Salud (APS), pero no a la municipalidad, o sea para que ello sea posible debe ser dependiente de una Corporación de Salud Municipal.

¿Péro qué sucede si no existe una Corporación de salud que asuma la farmacia popular?

El artículo 19, número 21 de la Constitución impide al Estado y sus instituciones, las actividades económicas, salvo que se apruebe una ley específica para ello. El ejercicio comercial que significa vender medicamentos por ahora podría ser uno de los problemas legales que implicaría estar bajo la tutela directa del municipio.

En cada Cesfam funcionan farmacias, aunque no venden medicamentos como sucede en las farmacias Populares, porque desde el punto de vista del GES (AUGE) estas farmacias están obligadas a entregar gratuitamente los medicamentos a pacientes de Fonasa, inscritos en los consultorios.

El bien público merece el riesgo

Por tratarse, no sólo de un beneficio social, sino que también de un beneficio para la salud pública, debemos presionar al sistema, para que reaccione, ya que de no haber procedido de este modo el alcalde de Recoleta, hoy no estaríamos hablando de ninguna Farmacia Popular.

Lo más destacable de este proyecto es que cuenta con el apoyo transversal de los municipios de todo el espectro político, porque la verdad es que es una necesidad real de la gente.

Algunos acaldes como el nuestro alegan, justificando su inmovilismo hacia el tema, que no cuentan con los recursos para garantizar el acceso gratuito a los medicamentos. ¿Pero porqué no disponen de esos recursos?

¿Péro dónde están los recursos de la Atención Primaria?

La atención primaria de salud (APS) se financia principalmente a través de una transferencia de los Servicios de Salud a los municipios. El monto recibido por cada municipio es proporcional a la población inscrita en sus consultorios, ajustado por factores de riesgo, por ejemplo, una comuna con más adultos mayores, como la nuestra, recibe un mayor financiamiento por paciente.

Por tanto, existen tres explicaciones posibles detrás la falta de recursos argumentada por nuestro alcalde.

La transferencia puede ser insuficiente, ya sea porque el monto por paciente es muy bajo o porque los factores de riesgo no reflejan las necesidades del municipio.

… o bien, el municipio podría estar usando los recursos APS con fines distintos. ¿…?

… o definitivamente, el municipio podría estar usando los recursos de manera ineficiente.

Según un estudio de la Cenabast, los municipios, en general, por cada dos medicamentos que compran por sus propios medios, en realidad podrían comprar tres, si lo hicieran a través de la Central de Abastecimiento.

Los municipios, quizás no son las instituciones más idóneas para administrar la Atención Pública de Salud ni las Farmacias Populares, ya que delegar este derecho básico en una estructura organizacional tan atomizada y heterogénea como los municipios no permite garantizar dicho derecho en la práctica.

Al igual como ha sucedido con la educación pública, parece necesario que la Asistencia Pública Sanitaria regrese al control del estado

No obstante y mientras eso no suceda, considerando el largo trayecto que representan los cambios del estado, también se hace imprescindible e incluso urgente, la implementación de una Farmacia Popular Municipal

Yuri Muñoz Ángulo
Candidato PC a Concejal Comuna de Navidad
La Vega de Pupuya

 

 

Anuncios