DESCUBREN RESTOS DE ELEFANTE PREHISTÓRICO EN PUPUYA José Luís Brito


En marzo un particular se nos acercó en el Stand del Museo, que nos facilitó EPSA y que mantenemos en el Paseo Bellamar, diciendo que había encontrado hace algún tiempo un extraño y gran molar y que quería donarlo al museo, le dimos nuestro número y se fue y no volvimos a saber de él, hasta fines de junio de 2016, cuando nos llamó disculpándose, pues nos contó que se había cambiado de casa y el molar se le había extraviado momentáneamente y por eso no se había comunicado, pero ahora lo había encontrado y estaba esperándonos para entregarlo.

Hallazgo Gonfoterio Pupuya Julio 2016 (4) (1)aaaaaaaaaaa

Restos de colmillo de gonfoterio, hallados en Pupuya

Así comienza esta interesante historia.

Finalmente como investigador  y Director además del Museo de Historia Natural e Histórico de San Antonio “MUSA”, me trasladé hasta Rapel con un equipo del Museo para encontrarme con Juan Moya, para la entrega del fantástico molar y grande fue el asombro al darnos cuenta que pertenecía a un Gonfoterio, es decir a un primitivo elefante que vivió a fines del Pleistoceno en Chile central, distribuyéndose entre Coquimbo y Puerto Montt aproximadamente según los hallazgos hasta ahora encontrados.

Este hallazgos según explico Juan Moya, habría sido encontrado hace unos seis años atrás, cuando las gallinas de sus padres, excavaban y comían algo misteriosamente y ante la insistencia de las aves y después de varias semanas, fueron a ver de qué se trataba y se dieron cuenta que lo sacaban con sus pies las gallinas eran restos de huesos, esto se explica, pues los huesos al fosilizarse transforman en carbonato de calcio, esencial en las aves para endurecer su la cascara de sus huevos.

Una vez entregado el molar Fosil, el donante nos llevó hasta el interior de Pupuya en la comuna de Navidad, y allí en lo que fue la antigua ribera del estero Pupuya, en la actualidad muy reducido en su tamaño y caudal, nos mostró el lugar donde aún descansan los restos, muy mal conservados desgraciadamente por el tiempo, pudiéndose observar aun, parte de una defensa o colmillo, restos, parte del cráneo y algunas costillas.

Lamentablemente, según nos explicó la familia, ellos pensaban que eran restos de una vaca o un buey y dejaron que por años los niños jugaran en el lugar y sacaron algunos huesos que después se perdieron o destruyeron, “no sabíamos hasta que nuestro hijo encontró un molar de gran tamaño y allí supimos que era otro animal mucho más grande y por eso acudió al MUSA.” explica Juan Moya (padre) 

Hoy estamos dando aviso al Consejo de Monumentos nacionales aunque ya lo hicimos verbalmente y estamos solicitando la custodia de este Fosil, protegido por la ley de Monumentos nacionales 17.288., y ver si será posible rescatar estos restos fósiles.

elefante pupuya

Réplica de gonfoterio en muestra Itinerante del MNHN

Los Gonfoterios son parte de la denominada megafauna y coexistieron en la zona hace uno 20.000 hasta hace un 10.000 años atrás aproximadamente con el Caballo americano, encontrado recientemente en San Juan, el Scelidoterio, un gran perezoso gigante encontrado en Placilla y Fundo de Llolleo, y también con otros animales como las paleollmas, los toxodontes, el dientes de sable, el oso primitivo y otros grandes mamíferos ya extintos. Estos elefantes se originaron en el Eoceno (Entre 55 y 25 mil años atrás) en Asia y África y comenzaron a expandirse hacia otros continentes, ingresando a América del Norte entre el Plioceno y el Pleistoceno (mas de 10 mil años atrás) y luego se trasladan hasta América del Sur . Entre los que llegan están el Mamut, a América del Norte y el Mastodonte, que invade ambas américas, sin embargo solo los mastodontes y los Gonfoterios se quedaran en América de Sur.

Los Gonfoterios son una familia distinta de los actuales elefantes de la India y Africano, perteneciendo a la familia Gomphotheriidae. Se trata de un elefante distinto, muy parecido en tamaño al actual elefante asiático, de defensas o colmillos más gruesos y rectos, con aparente poco pelo y de uno tres metros de altura. Aparentemente vivió en pequeñas manadas en valles donde había abundantes humedales.

Los registros en la zona se han producido en Taguatagua (fechados en 12.500 años atrás), también hay registros recientes en Navidad, Matanzas, Llolleo, El Quisco y Casablanca.

Este nuevo registro permitirá estudiar y conocer, un poco más, de estos magníficos seres.

En la actualidad es difícil imaginar caminando un elefante en San Antonio y ya es, por suerte, un mal recuerdo poco documentado los elefantes que traían los circos y que los hacían caminar desde Llolleo al sector San Antonio por Av. Ramon Barros Luco.

JoseLuis2711092222

 

José Luis Brito Montero
Museo de Historia Natural e Histórico de San Antonio “MUSA”

 

 

RELACIONADO

Enlace  Muestra itinerante del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) sobre los Gonfoterios en Chile – Nota: Muestra en San Vicente de Tagua Tagua

 

Anuncios