LAS AFP UNA REVOLUCIÓN PENDIENTE


COLUMNA YURI AFP 2

TEXTO COMPLETO

La columna
Yuri Muñoz
Las AFP Una revolución pendiente

Un negocio eficiente y rentable sólo para unos pocos

Algunos piensan que las AFP no son tema en Navidad. Al contrario.
Si estamos hablando de cambios los más beneficiados y que pasarían a engrosar la cartera de clientes deberían ser los trabajadores autónomos los que mayoritamente se mantienen al margen del sistema previsional.

Alternativas y propuestas

La Presidenta Bachelet presentó su proyecto de AFP estatal para dar más competencia al sistema, para hacer cosas que las AFP no están haciendo, poniendo a BancoEstado como ejemplo, argumentando que siendo público hace cosas que otros bancos no hacen, sin perder plata y la AFP estatal podría incidir de ese modo

Otro contrario al sistema de AFP actual es el ex presidente de la DC Ricardo Hormazábal, autor del libro “El Gran Engaño: 30 años del sistema de AFP, quien sostiene que la Concertación y la Nueva Mayoría son los responsables por mantener el cuestionado sistema de pensiones en Chile, proponiendo que la ciudadanía resuelva dándoles una alternativa y que cada cual pueda tomar su decisión.

La propuesta de Piñera

En su propuesta, empleadores, trabajadores, Estado y AFP, tienen que hacer un aporte adicional y en forma gradual, pero esencialmente los empleadores debieran contribuir con una cotización adicional de tres a cuatro puntos, El Estado debe contribuir aumentando el PIB del 7% al 1% acrecentándose la contribución a la pensión básica en un 42%

Los indignados de NO + AFP

En la vereda del frente se situa la emergente coordinadora ciudadana donde sus dirigentes mantienen que ninguna de las propuestas anunciadas hasta ahora cumplen con sus exigencias, asegurando que estas no mejorarán de forma sustancial las jubilaciones. El aumento en la edad de jubilación, por ejemplo, desconoce claramente que hoy, el promedio de jubilación es casi a los 68 años, las mujeres, y a los 69 años los hombres y, aun así, sus pensiones son miserables.

Queda claro que nadie jubila a esta edad por amor al trabajo…

Este movimiento ciudadano es favorable al sistema de reparto.
En el punto que si coinciden con los demás planteamientos es en el aporte tripartito, aunque siendo conscientes que las mejoras en los montos de las pensiones no se producirían antes de 20 o 30 años.

Se habla de dos sistemas previsionales contrapuestos
SISTEMA DE REPARTO VERSUS CAPITALIZACIÓN INDIVIDUAL

La principal diferencia es la forma de financiamiento de las pensiones.

En el Sistema de Reparto la pensión de cada persona se financian, entre los aportes (cotización) que realizan los trabajadores activos y el Estado, yendo el dinero aportado a un fondo común, con el cual se financian las prestaciones.

En tanto en el Sistema de Capitalización Individual, cada afiliado posee una cuenta donde se depositan sus cotizaciones previsionales, las cuales se capitalizan y ganan la rentabilidad, a través de las inversiones que realizan las Administradoras con los recursos de los Fondos. Al término de la vida activa, este capital le es devuelto al afiliado o a sus beneficiarios sobrevivientes en forma de pensión.

Por otra parte, el Sistema de Reparto se caracterizaba por tener cotizaciones indefinidas y beneficios concretos. Es decir, el monto de la pensión no se relaciona necesariamente con lo aportado durante la vida activa, sino con las características de la Caja de Previsión a la que se pertenece y con el cumplimiento de ciertos requisitos que dan derecho a una pensión previamente definida.

La clave del problema es que las AFP actuales trabajan con un sistema denominado de capitalización individual, propiedad de cada uno de los trabajadores con hoja salarial, los que obligatoriamente deben imponer el 7% de su sueldo bruto, a la AFP elegida, convirtiéndose en capital de inversión que genera beneficios astronómicos a las empresas gestoras y sin embargo, mientras, los propietarios de ese capital, reciben ridículas pensiones al finalizar su vida útil como aportantes. Esto llega a la perversa práctica que permite ganancias a las AFP que alcanzan en ocasiones a más del 30% mientras que la de los afiliados nunca supera el 4%.

Las ganancias de las administradoras pasan a los bancos que multiplican sus ganancias, prestando el dinero a sus clientes, los mismos cotizantes de las AFP, con tasas anuales que llegan al 55%, sin considerar el costo adicional de comisiones y gastos.

De acuerdo a los estudios de la Asociación de AFP, el 66% de los recursos que obtienen los bancos para financiarse proviene de las AFP.

Como opinamos los que privilegiamos la inversión social del estado en beneficio de todos, por sobre la rentabilidad económica de unos pocos, el objetivo final de los cambios anunciados por la presidenta debe ser cambiar de una vez por todas el modelo de pensiones, incluyendo ahora la AFP estatal, como un mecanismo a medio camino incorporando por ahora propuestas, como la que permite devolver el cobro de comisiones cuando la rentabilidad de los fondos sea negativa, fomentando la incorporación de los trabajadores autónomos, así como de los sectores informales que actualmente se mantienen al margen del sistema previsional.

Definir la hoja de ruta que nos permita acceder finalmente a un nuevo modelo de pensiones, es lo prioritario, porque eso es lo que está demandando la ciudadanía.

El fin de las AFP, como las conocemos, es un proceso que afortunadamente ya comenzó y que debe ir mejorando en su proceso, donde el tema del lucro definitivamente no esté presente y sobre todo entregue dignidad, calidad de vida y justicia social.

Yuri Muñoz Ángulo
Candidato PC a Concejal de Navidad
La Vega de Pupuya

Anuncios