EL RUCIO BONITO Por Darwin Navarro


1-rucio-bonito-500

“El rucio bonito” fue un famoso asaltante de la zona central de nuestro país, que juró vengarse de quienes lo apresaron en Navidad (1950)

Hace muchos años atrás todos lo ciudadanos de Litueche conocían a un legendario villano apodado “el rucio bonito”, que atacaba con gran artillería a toda la zona robando y asaltando.

Un día este hombre estaba haciendo dedo en Las Damas, cuando un camión paro y lo trajo hacia el pueblo. El chofer del camión al darse cuenta que llevaba al rucio bonito en su camión, se fue derecho a la tenencia de Litueche. Al darse cuenta al malhechor de esta situación comenzó a cargar sus armas y se bajo del camión rápidamente. Rato después los carabineros se fueron detrás de él, luego de la persecución se produjo una balacera, la cual los carabineros no supieron controlar y el rucio bonito se le escapo de las manos.

Posterior a esto el rucio bonito corrió otra suerte, ya que en la comuna de Navidad fue arrestado y puesto a disposición de la justicia.

Actualmente este delincuente sigue preso y según cuentan es el más respetado entre sus compañeros y a la vez se dice que él volverá a este pueblo para cobrar venganza por haberlo arrestado.

Leyenda publicada en MITOS Y LEYENDAS DE LITUECHE /
Biblioteca de Litueche (Enlace)

COMENTARIO

“EL RUCIO BONITO”un viejo conocido en Navidad

Por Darwin Ezio Navarro Pardo

Hace algunas semanas, en un caluroso día primaveral en Litueche, visitando y observando algunos antecedentes en la Biblioteca Municipal, debido a labores que realizo en el mundo de la educación, revisando un librito titulado “Mitos y Leyendas de Litueche” me sorprendió uno de sus cuentos.

El cuento corresponde a un temerario bandolero conocido como “El Rucio Bonito”, y que como cuenta la narración, fue arrestado por Carabineros de la comuna de Navidad, con mayor precisión, a mediados de los 50 del pasado siglo, en el sector de Risco Colorado, caserío vecino al pueblo de Rapel. Fue puesto a disposición de los Tribunales de Justicia, resultando condenado por su nutrido prontuario de violentos robos y asaltos, en la zona central de Chile, siendo recluido en la Cárcel del Puerto de San Antonio.

Desde su celda, permanentemente anunciaba su siniestra venganza de los responsables de su detención. Precisamente uno de aquellos guardianes de la ley fue mi padre (Q.E.P.D.), Álvaro Navarro Navarro, aguerrido carabinero que años después se retiró cumpliendo 26 años de servicio activo (1942- 1968).

Navarrito” como lo llamaban sus amigos, siempre vivió en el pueblo de Navidad, manteniéndose al servicio de su familia y la comunidad. Falleció a los 81 años de edad, por enfermedad cardíaca, el 11 de noviembre de 2002 en el Hospital Institucional (Dipreca), de Santiago.

Anuncios